lunes, 28 de noviembre de 2016

EEUU: elecciones bajo sospecha. Ahora Trump denuncia que hubo fraude y "millones de votos" ilegales

Donald Trump sube a su avión junto a su mujer Melania y el hijo de ambos, Barron, en West Palm Beach. / Reuters

 

Ahora Donald Trump denuncia que hubo "un gran fraude" en las elecciones que él ganó

Clarin

Sin dar pruebas, afirmó que "millones votaron ilegalmente" por Hillary Clinton, arrojando un manto de ilegitimidad sobre el comicio.
El presidente electo Donald Trump afirmó anoche _sin presentar pruebas_ que ``millones'' votaron ilegalmente en los recientes comicios, se mofó de los casi dos millones de sufragios más que Hillary Clinton obtuvo sobre él en el voto popular, y reiteró su afirmación de campaña de que la contienda estaba amañada mientras prosigue sus preparativos para ingresar a la Casa Blanca en menos de dos meses.
Trump y sus colaboradores censuraron el intento _al que se ha sumado Clinton_ de que se efectúe un recuento de votos en tres estados (Wisconsin, Michigan y Pennsylavnia) en los que ningún candidato era favorito, y describieron esa iniciativa como fraudulenta, obra de ``chillones'' y, según el magnate, ``triste''.
El mandatario electo lanzó una ofensiva en Twitter que se extendió más de 12 horas el domingo, en la que arrojó una sombra sobre la legitimidad de una elección que él ganó.

Mirá también: Trump critica a Hillary y dice que nada cambiará si recuentan los votos

"Gané el voto popular si se le resta el de millones de personas que sufragaron ilegalmente'', tuiteó durante la tarde, antes de argumentar en un tuit por la noche que hubo ``grave fraude electoral en Virginia, New Hampshire y California''.  Y se quejó de que los medios no informaran al respecto. El equipo de transición de Trump no respondió a las preguntas en las que se le solicitó evidencia de las afirmaciones infundadas.
No ha habido indicios de una manipulación generalizada del voto, votación ilegal o piratería cibernética que hubiera afectado sustancialmente el resultado de una manera u otra. Precisamente esa falta de pruebas deja entrever que el triunfo de Trump posiblemente prevalezca en el recuento de votos.
Mientras el presidente electo se esforzaba por cubrir los puestos en política exterior y seguridad nacional de su gabinete, una colaboradora de alto rango expresó asombro de que el candidato presidencial republicano de 2012, Mitt Romney, continúe figurando como prospecto para el puesto de secretario de Estado después de haber cuestionado durante toda la campaña el carácter, el intelecto y la integridad del magnate.
Trump colocó en Twitter el domingo una parte del discurso de concesión de Clinton, en el que ésta les dijo a sus partidarios que ``Donald Trump va a ser nuestro presidente'', y fragmentos de los comentarios de ella en los debates, cuando criticó al candidato republicano por negarse a decir si aceptaría el resultado de los comicios.
Trump había descrito antes como una ``estafa'' que la candidata del Partido Verde, Jill Stein, pidiese un recuento de votos en Wisconsin, Michigan y Pennsylvania. Trump ganó Wisconsin y Pennsylvania y, hasta el miércoles, tenía una ventaja de casi 11.000 votos en Michigan, cuyos resultados serán certificados el lunes. La ventaja del presidente electo en Michigan era marginal, de 0,22%, en los votos del estado.
Clinton encabeza el popular por casi dos millones de sufragios, pero Trump ganó 290 votos del Colegio Electoral en comparación con los 232 de Clinton, sin contar Michigan.
La demócrata podría inclinar la balanza del voto del Colegio Electoral en el remoto caso de que todos los recuentos le fueran favorables.
Trump tenía planeado regresar a Nueva York el domingo después de pasar el fin de semana del Día de Acción de Gracias en su mansión de West Palm Beach. Su equipo de transición dijo que el presidente electo programó una serie de reuniones para hoy lunes con prospectos para integrar su gobierno.
Entre los puestos que aún tiene por llenar están el del encargado del Departamento de Estado. La división interna al respecto volvió a quedar ante la opinión pública el domingo cuando la asesora Kellyanne Conway manifestó su preocupación respecto a la posibilidad de que Romney obtenga un cargo tan significativo.
Los partidarios de Trump ``se sienten un poco traicionados de que Romney ingrese de nuevo allí (al gobierno) después de todo lo que hizo'', subrayó Conway. ``Ni siquiera sabemos si votó por Donald Trump. Él y sus asesores no fueron otra cosa que terribles hacia Donald Trump durante un año''. Conway agregó que ella solo ``está reflejando lo que la base popular está diciendo''.
Rudy Giuliani, exalcalde de la ciudad de Nueva York, y el senador Bob Corker de Tennessee figuran entre posibles candidatos a jefe de la diplomacia del país.
(Fuente: AP)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada