sábado, 21 de enero de 2017

Asunción de Trump, sin buenas noticias para América Latina, sostienen Nicolás Trotta y Leandro Morgenfeld

 



Spanish.xinhuanet.com   2017-01-21
Por Juan Manuel Nievas

BUENOS AIRES, 20 ene (Xinhua) -- La asunción hoy de Donald Trump como presidente de Estados Unidos "no trae buenas noticias para América Latina", que ahora deberá mirar como "esencial" la relación con China, coincidieron expertos de Argentina.
En diálogo con Xinhua, el historiador Leandro Morgenfeld señaló que a partir de ahora cabe "augurar dificultades comerciales, por el cierre de su mercado, lo cual afecta las exportaciones, sobre todo de México".
También traerá dificultades financieras, por un aumento de las tasas que encarecerá el crédito externo, sociales, por el muro fronterizo con México y las deportaciones anunciadas, y políticas, por el endurecimiento contra Cuba, agregó.
"Para América Latina, la asunción de Trump no trae buenas noticias", advirtió el experto, coordinador del grupo de trabajo "Estudios sobre Estados Unidos" del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.
"Las promesas de Trump de limitar el envío de remesas generará perjuicios para países de Centroamérica y el Caribe. En cuanto al gobierno argentino, también se auguran nuevas dificultades", explicó.
"La llegada de Trump significa, entre otras cosas, una crisis de la globalización neoliberal a la que, tardíamente, aspiraba a vincularse más profundamente" el gobierno del presidente de Argentina, Mauricio Macri, afirmó el analista argentino.
Por su parte, el académico Nicolás Trotta, rector de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), dijo a Xinhua que la asunción de Trump inaugura momentos de incertidumbre para la región, que deberá mirar más a China, un socio "esencial" si las partes "comprenden la necesidad de la complementariedad".
"Muchas especulaciones se presentan en cuánto de si su verba electoral se traducirá en políticas de gobierno. La selección de los principales puestos de su gabinete vinculados a la política exterior (Rex Tillerson en la Secretaría de Estado, James Mattis en la Secretaría de Defensa y Mike Pompe en la Dirección de la Agencia Central de Inteligencia) no son buenas señales", indicó.
"Es todavía una incógnita si el 'establishment' estadounidense logrará apaciguar las posiciones más radicales del multimillonario, que asustan hasta a los republicanos más reaccionarios, o si la burocracia gubernamental hará más previsible el funcionamiento de su gobierno", observó el experto.
Trotta consideró que ahora "el desafío es que los 'éxitos' de Trump no impliquen un devenir trágico para los restantes 7.000 millones de personas que conforman la humanidad".
"En un mundo hiperconectado e interdependiente, pese al trastabillar de la globalización, no es claro todavía qué posición adoptará la principal economía global en el régimen Trump. Es posible que intente ejercer un liderazgo inconsulto en la OTAN (Organización de Tratado del Atlántico Norte), rompiendo la tenue política de multilateralismo de Obama-Kerry", dijo el analista.
Para el experto, "una política proteccionista del principal mercado de importación mundial hará entrar en crisis a la OMC y generará un cisma en diversas economías (China, Canadá, México, Japón y Alemania, países de los que Estados Unidos más importa). Esas decisiones no serán gratuitas e implicarán retaliaciones por parte de los países perjudicados y aumentará la inestabilidad económica global", auguró.
En cuanto al efecto de las nuevas políticas estadounidenses en América Latina, Trotta consideró que "tendrá diversas implicancias".
El muro, que el nuevo gobierno de Estados Unidos pretende construir en la frontera común con México y que es protagonista del discurso xenófobo de Trump, es la exteriorización de lo que se puede esperar el continente, subrayó el rector de la UMET.
"Los desafíos de México, una economía encerrada en la trampa de un NAFTA (Tratado de Libre Comerico de América del Norte) que no implicó ni desarrollo ni equidad, lo condenó a la dependencia con su vecino del norte y a ser un país ensamblador bajo la premisa de los bajos salarios".
"El cierre de la frontera comercial, la persecución y expulsión de ciudadanos mexicanos que están en suelo estadounidense debilitarán aún más el endeble gobierno de Enrique Peña Nieto y su realidad económica y social. Pero también puede ser una oportunidad para que de la profunda crisis, teñida de sangre por el narco-crimen, pueda erigirse por primera vez un gobierno progresista" en México, indicó.
Sin embargo, rescató que "la era Trump también puede ser una oportunidad para nuestros países latinoamericanos. Siempre nos ha ido mejor cuanto menos los Estados Unidos se han fijado en la región. Una política norteamericana cerrada, mirando hacia sus propias problemáticas puede implicar una oportunidad para fortalecer los procesos de integración".
"El conflicto que puede generar una política exterior errante por parte de los Estados Unidos implicará que nuestra región puede jugar un rol más protagónico en la construcción de un orden global más plural y democrático. La crisis de la Unión Europea y la caída de acuerdos de libre comercio pueden ser una oportunidad para que nuestra región, si logra consensuar una estrategia común, pueda beneficiarse y aumentar su influencia global. Allí el vínculo con China será esencial", enfatizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada