lunes, 30 de septiembre de 2013

Las alternativas de la Corte Suprema de EEUU en el juicio buitre contra la Argentina

fondos buitre

La Corte de EEUU define si toma la apelación contra el fallo del juez Griesa

Télam
El máximo tribunal iniciará hoy el proceso de audiencias, entre las que analizará la apelación del gobierno argentino contra el primer fallo de Thomas Griesa, quien consideró que la Argentina violó el tratamiento igualitario a los acreedores.

El máximo tribunal puede dar a conocer la decisión de que acepta o rechaza el caso hoy mismo o en el lapso de una semana, o bien puede no emitir opinión acerca del juicio que enfrenta la Argentina contra los fondos buitre, y pronunciarse más adelante, a la espera de que avance el proceso judicial por el segundo fallo negativo contra la Argentina, que avaló un método de pago que afecta a los bonistas del canje e involucra a entidades financieras intermediarias.

También puede tomar la decisión de pedirle opinión al Gobierno de Estados Unidos, donde aquí el Gobierno de Barack Obama no tiene plazos para presentar su escrito.

La Argentina no puede poner punto final a los canjes de deuda debido al vacío legal internacional para la solución de países en quiebra

En rigor, la Corte Suprema retomará su actividad ordinaria luego del receso de verano y realizará la primera audiencia de varias que realizará en esos días, donde se analizarán, a puertas cerradas, más de 100 casos.

En el caso argentino, la Corte puso en la agenda sólo uno de los aspectos del litigio entre Argentina y los fondos buitre, reflejado en el fallo del 26 de octubre del 2012 que sostiene que el Gobierno violó la cláusula de tratamiento igualitario (pari-passu) entre los tenedores de bonos que aceptaron el canje de deuda, y los que no lo hicieron.

El consenso es que no haya definiciones sobre este juicio en el 2013, ya que aún si sucediera el escenario de que la Corte Suprema rechazara la primera apelación de la Argentina, queda la segunda apelación en curso.
En efecto, la segunda apelación es la que tiene en vigencia un "stay", que impide ejecutar la medida contra la Argentina, hasta que lo defina el máximo Tribunal.

Por ello, analistas del mercado estiman que la Argentina no ingresará en ningún tipo de incumplimiento.

De manera paralela, el Gobierno continúa agotando todas las instancias judiciales del juicio, y se encuentra en trámite de apelación ante la misma Cámara de Apelaciones, del  fallo posterior relacionado, del 23 de agosto último, que se expresó sobre el método de pago a los demandantes, y condenó al país a pagarle 100% bajo la fórmula Griesa.

Esta fórmula obliga a la Argentina a no pagarle a los bonistas del canje que ingresaron en el 2005 y 2010, si antes no abona el 100% de la deuda nominal en default a los fondos buitre.

Con estos tiempos, falta que la Cámara de Apelaciones se pronuncie sobre la apelación argentina ante ese mismo Tribunal de tres jueces, lo cual es de una probabilidad alta de que sea rechazado.

En el caso argentino, la Corte puso en la agenda sólo uno de los aspectos del litigio con los fondos buitre y es el que sostiene que el Gobierno violó la cláusula de tratamiento igualitario


Tras lo que luego el Gobierno argentino recurriría al pedido "en banc", es decir, que lo revise el plenario de los treces jueces, y si también lo rechazara, acudiría nuevamente al máximo tribunal.

En este marco, el Gobierno avanzará con el Canje III de la deuda, para quienes no ingresaron a las reestructuraciones anteriores y desestimaron un juicio, que estará operativo en octubre.

La semana pasada, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, abogó por "la necesidad de una regulación global del mercado, para la gobernanza global", durante su discurso ante la 68 Asamblea de Naciones Unidas.

De hecho, los fondos buitre amenazan a la Argentina en los tribunales de Nueva York hace 10 años, y la Argentina no puede poner punto final a los canjes de deuda debido al vacío legal internacional para la solución de países en quiebra.

"En estos benditos mercados autoregulados", que logran cobrar sentencias con ganancias de 1300% "¿dónde vamos a encontrar empresarios que se dediquen a generar empleos e innovar, cuando alguien compra por 40 millones de dólares y luego consigue una sentencia judicial de 1.700 millones de dólares?", le preguntó la al auditorio y al Secretario General de Naciones Unidas.

Asimismo, los cancilleres de países en desarrollo nucleados en el Grupo G77 emitieron una declaración en contra de que "los fondos buitre paralicen las reestructuraciones de deuda".

Por último, los países de Argentina y Ghana acordaron ponerle fin al proceso arbitral desatado por el embargo de la Fragata -juicio que ganó el país local ante los tribunales de Hamburgo- y acordaron iniciativas conjuntas para difundir la experiencia de la amenaza de los fondos buitre.
 
 
-------------------------------------------------------------------------------------
 
 

La Corte Suprema de Estados Unidos empezará a tratar hoy el caso que la Argentina perdió en dos instancias contra un grupo de holdouts , con bajas probabilidades de que lo resuelva en forma inmediata, por lo que el Gobierno podría ganar tiempo mientras no se ejecuta el fallo.
Los demandantes, los fondos buitre NML y Aurelius y 13 inversores minoristas argentinos, creen que, antes o después, el alto tribunal desestimará el planteo argentino por la contundencia de los fallos previos sobre el criterio del pari passu.
Sin embargo, admiten que, con las diferentes apelaciones y la probable intervención del gobierno norteamericano, la Argentina puede ganar hasta un año. Por esta razón, siguen abiertos a escuchar una oferta intermedia entre el canje ofrecido por el Gobierno y el 100% que la justicia ordenó pagarles, pero que no pueden cobrar por las dificultades que tienen para embargar activos soberanos.
La actitud de escucha, según pudo saber LA NACION, incluye la posibilidad de que se haga un acuerdo a través de un tercero, como los fondos Gramercy o Fintech, que les compren la deuda a un precio "razonable", a cambio de obtener algún favor adicional del Gobierno, como lo dio a entender hace pocos días el dueño del segundo fondo mencionado, David Martínez.
Para los fondos buitre, el Gobierno debería aprovechar esta ventana temporal para negociar hasta que la Corte Suprema de Estados Unidos decida si toma el caso o no, porque creen -como la mayoría de los abogados que siguen el caso- que finalmente ratificará el fallo en contra del país. Si espera hasta ese momento, deberá pagar sí o sí el 100%, como lo ordenó Griesa y lo ratificó la Cámara de Apelaciones de Nueva York, afirman. LA NACION quiso saber la postura del Ministerio de Economía sobre esta cuestión, pero no obtuvo respuesta.
El abogado Marco Schnabl, socio del estudio Skadden, Arps, Slate, Meagher & Flom, dijo desde Nueva York que el trámite de hoy "será una anécdota burocrática, porque la Argentina explícitamente pidió que no hicieran nada hasta que no llegue el resto del expediente", que sigue en la Cámara de Apelaciones. Este cuerpo debe resolver el pedido de revisión que formuló la Argentina; posiblemente lo rechazará y a partir de ese momento el país tiene 90 días para volver a apelar ante la Corte Suprema. "Si la política es estirar los plazos para dejarle el tema al próximo gobierno, lo va a poder lograr, porque el caso recién se definiría en 2015", opinó Schnabl. El abogado argentino dijo que es improbable que la Corte rechace en forma tajante hoy tomar el caso.
"La variable más significativa para saber la estrategia de la Corte es si le piden opinión al procurador general, que tiene hasta 6 meses para expedirse. El alto tribunal lo pide en muy pocas ocasiones", sostuvo.
En tanto, Marcelo Etchebarne, socio del estudio Cabanellas, Etchebarne, Kelly & Dell Oro Maini, también opinó que seguramente hoy "no va a pasar nada", y ratificó que "es altamente improbable que rechace el caso en forma rápida".
"Es posible que la Cámara de Apelaciones rechace el en banc cerca de fin de año; en marzo el Gobierno apelará nuevamente a la Corte y en septiembre ese cuerpo decidirá si analiza el caso o no", explicó.
El abogado consideró que, para recuperarse de los golpes jurídicos previos y lograr que la Corte tome el caso y, además, haya chances de ganarlo, el Gobierno debería basarse en la carta de la OEA para demostrar que "hay un caso federal". Recordó que por ahora para la justicia norteamericana no hay caso federal -y por lo tanto no debería intervenir la Corte- porque la cuestión del pari passu es un tema de derecho estadual de Nueva York. Tanto Schnabl como Etchebarne indicaron que seguramente la Argentina no concretará su amenaza de cambiar el lugar de pago de los bonos, porque eso implicaría la posibilidad cierta de que se levante el suspenso sobre la ejecución de la sentencia.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario