sábado, 10 de diciembre de 2016

EEUU retoma posiciones en América Latina tras victorias conservadoras

 


Spanish.xinhuanet.com  

BUENOS AIRES, 9 dic (Xinhua) -- Las últimas victorias de los partidos conservadores en América Latina han sido vistas con buenos ojos por Estados Unidos, que, según apuntan algunos especialistas, ha tratado este año de reposicionarse en la región para contrarrestar la influencia de los movimientos de izquierda.
En marzo, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, estuvo en Buenos Aires, en la primera visita oficial de un mandatario de ese país a Argentina desde 1997 y sólo tres meses después del triunfo del conservador Mauricio Macri en las elecciones presidenciales. La sintonía fue inmediata.
"El presidente Macri me ha impresionado favorablemente, porque se movió rápido en torno a las reformas que prometió para crear un crecimiento económico inclusivo y sostenido. Argentina está retomando su papel de líder en la región y el resto del mundo. Podemos ser aliados universales para compartir valores y nuestro compromiso por la libertad", resaltó Obama.
El mandatario demócrata, que llegó a Argentina después de su histórico viaje a Cuba, sostuvo entonces: "Buscamos relaciones óptimas con el resto del hemisferio, pero vemos a Argentina como una de las naciones más grandes. Tiene que ser un homólogo, un aliado para nosotros".
Desde que llegó al poder, Macri ha tomado medidas como eliminar impuestos a los sectores concentrados, devaluar la moneda local, pagar una deuda millonaria a fondos especulativos de inversión y deshacer el vínculo con Venezuela, que terminó el año suspendido del Mercado Común del Sur (Mercosur).
En diálogo con Xinhua, el argentino Leandro Morgenfeld, doctor en Historia y profesor de la Universidad de Buenos Aires, consideró que Washington apostó este año a "reposicionarse en la región después de una década de relativo relajamiento de su hegemonía".
"Procura debilitar a los países bolivarianos, apuesta a un realineamiento del continente y busca debilitar iniciativas de coordinación y cooperación política, como la Unasur (la Unión de Naciones Suramericanas) y la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), reposicionando a la OEA (Organización de Estados Americanos)", subrayó.
También la llegada al poder en Brasil de otro conservador, Michel Temer, tras la destitución de Dilma Rousseff, fue recibida con agrado en Washington.
"Estados Unidos seguirá trabajando estrechamente con el presidente Temer, porque Brasil es y seguirá siendo uno de los socios más estrechos de Estados Unidos en la región", afirmó el vicepresidente Joe Biden en septiembre apenas después de la destitución de Rousseff.
Para Morgenfeld, "es un paso más en la restauración conservadora y en la ofensiva de Estados Unidos por reforzar su hegemonía regional, luego de la derrota del proyecto del ALCA (Acuerdo de Libre Comercio de las Américas) y del avance de procesos de coordinación e integración política alternativa, como el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de América)".
"Quieren escarmentar a los países bolivarianos (ahora reforzarán los ataques contra Venezuela) y derrotar a lo que llaman los 'populismos'. Los pueblos de América deben unirse para luchar contra esta ofensiva y avanzar con la integración por abajo, único camino para evitar que se reimponga con fuerza la agenda neoliberal de la década de 1990".
Otros países cercanos a Estados Unidos, como Colombia y México, mantuvieron su agenda con Washington, e incluso recibieron la visita del secretario del Tesoro, Jacob Lew, quien también llegó a Brasil y a Argentina, para "evaluar" las reformas económicas y la cooperación bilateral.
En Perú, también se asistió al triunfo, en junio, de un candidato conservador, Pedro Pablo Kuczynski, del partido Peruanos por el Kambio (PKK), un economista con estudios en la Universidad de Oxford (Reino Unido) y maestría en la Universidad de Princeton (Estados Unidos).
El jefe de Estado del país incaico desempeñó trabajos en diversos consorcios internacionales, como Magma Copper, Toyota Motors Corporation, CS First Boston y el Banco Mundial (BM).
Como parte de su extensa experiencia, ocupó en 2001 la cartera de Economía durante la Presidencia de Alejandro Toledo (2001-2006). Fue duramente criticado entonces por la oposición, debido a un acuerdo suscrito con el Fondo Monetario Internacional (FMI) para alcanzar las metas del gobierno, por lo que finalmente renunció en 2002.
El año próximo, será Chile el que celebre elecciones presidenciales. El derechista exjefe de Estado Sebastián Piñera (2010-2014) lidera la intención de voto, seguido por el senador Alejandro Guillier y el exmandatario Ricardo Lagos, de acuerdo con un sondeo divulgado en noviembre.
La incertidumbre, ahora, la genera el triunfo, en noviembre, del magnate Donald Trump en las elecciones presidenciales celebradas en Estados Unidos.
El experto argentino Juan Manuel Karg, politólogo de la Universidad de Buenos Aires, señaló a Xinhua que "hay una preocupación internacional creciente sobre lo que podría hacer Trump como presidente" una vez que asuma el cargo el 20 de enero.
"En Cuba creo que están más preocupados, porque hubo un avance importante durante los últimos dos años en cuanto a la vinculación diplomática. Es posible que eso esté puesto en juego, por lo que se puede complejizar el tema", advirtió.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada