jueves, 25 de abril de 2013

El destino de las ex bases militares de EEUU en Panamá

 

Areas revertidas al mejor postor

Marco A. Gandásegui
 
Anoche se inauguró el Foro sobre Las Areas Revertidas en la Universidad de Panamá, con la participación del rector Gustavo García de Paredes, el antiguo director de la ARI (Autoridad Regional Interoceánica), Nicolás Ardito Barletta, y el dirigente obrero Egberto Cobos. El encuentro es el fruto del esfuerzo de la Federación de Comunidades de las Areas Revertidas que contó con el apoyo de la Casa de Méndez Pereira.
La historia de Panamá en el siglo XX fue marcada por una lucha contra la ocupación neo-colonial y militar de EEUU. Es una realidad que no se puede borrar. No se entendería lo que es hoy Panamá si no conocemos mejor nuestra propia historia, cómo nos formamos y quiénes contribuyeron a esa lucha generacional. Muchas de las comunidades de las áreas revertidas, actualmente ocupadas por panameños, eran parte de las instalaciones militares que tenían los norteamericanos en suelo nacional.
A partir de la década de 1970, las escuelas enseñaban nuestra historia y, en particular, la historia de las relaciones de Panamá con EEUU. En la actualidad, están eliminando estas materias de los colegios del país. Esta decisión inconsulta - de partidos oficiales y de oposición - le hará mucho daño al tejido social del país. Le borrará la memoria de país a la población y tratará de convertir a los panameños en seres sin Patria (apátridas).
Hay que conservar nuestra historia, haciendo énfasis en los diferentes aspectos más relevantes. Hay que destacar el papel de nuestra juventud, creativa, inteligente y combativa. Especialmente el ejemplo de los estudiantes del Instituto Nacional que conservan íntegro el legado de esas generaciones heroicas. Igualmente, la capacidad de nuestros diplomáticos que supieron enfrentar a fuerzas muy superiores y lograr los objetivos anhelados por todos los panameños. Hay que destacar la capacidad que tuvimos los panameños de recuperar todos nuestro territorio sin hacer un solo disparo, defendiendo nuestra bandera, buscando solidaridad a escala mundial y movilizando a un pueblo amante de su país.
El proceso mediante el cual la antigua Zona del Canal comenzó a ser poblada por panameños se inició en 1979. En la década de 1990 el proceso se aceleró y hoy ya es un hecho consumado. El problema, en la actualidad, no son los ‘gringos’ ocupantes. Ahora son los especuladores que controlan el gobierno nacional y quieren convertir las áreas revertidas en una mercancía que se vende al mejor postor. Los depredadores capitalistas pretenden acabar con la conquista de varias generaciones de panameños.
Lastimosamente, los últimos gobiernos han perdido la brújula y en la actualidad hay una política antinacional que quiere aprovechar para unos pocos las ventajas que nos proporciona la posición geográfica del país recuperada a fines del siglo pasado. ¿Cuál es la situación actual de las antiguas bases militares norteamericanas que ocupaban la Zona del Canal? En términos generales ha sido deficiente el uso que se le ha dado a las antiguas bases militares norteamericanas. Una excepción es la Fundación Ciudad del Saber, que ocupó los terrenos de la antigua base militar del Ejército Sur de EEUU en Clayton. 
Los demás casos han tenido resultados mixtos. Las viviendas han recibido un trato muy positivo por sus nuevos residentes panameños. En la actualidad, estos se han convertido en los defensores del patrimonio nacional que representan las áreas revertidas. Veamos los otros casos:
2. La antigua base naval de Amador, donde estaba el Comando Naval. Las islas Naos, Perico y Flamenco están recibiendo un uso comercial poco ordenado (sin planificación). Predomina el caos urbano. Amador propiamente tal también tiene un uso confuso.
3. La base naval Rodman  ha sido objeto de muchos negocios que no han resultado. No cuenta con plan para su uso. Es un caso que da mucha vergüenza.
4. La base de Kobbe – antigua sede de la Brigada 193 de Infantería - no cuenta con plan de desarrollo. Se le entregaron varias hectáreas a una empresa que explota un hotel de playa en ese lugar.
5. La base aérea de Howard – donde operaba el Comando de la Fuerza Aérea de EEUU - fue concedida a una empresa británica con una propuesta muy desordenada para crear una especie de zona libre de comercio en el Pacífico.
6. El Fuerte Gulick – del Ejército – en el Atlántico tenía la infame Escuela de las Américas que ahora es un hotel de una cadena española.
Otros casos han recibido un uso deficiente, desde todo punto de vista.
7. Los antiguos campos de tiro de Piña, Balboa y Emperador. Estas instalaciones no han sido ‘limpiados” de municiones vivas y todavía quedan materiales tóxicos abandonados por EEUU.
8. La base de Sherman en el Atlántico, antigua sede del Cuerpo de Infantes de Marina aún usado para realizar prácticas militares anuales (Panamax).
9. El Comando Sur en Quarry Heights (falda del cerro Ancón). Un balance indica que el uso especulativo, sólo pensando en negocios rápidos, que han recibido las antiguas bases militares arrojan un balance negativo. La única excepción podría ser la antigua base del Ejército Sur, hoy la Ciudad de Saber.
Esta noche continúa el foro en el Auditorio Dolores Moscote de la Universidad de Panamá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario