martes, 17 de marzo de 2020

miércoles, 11 de marzo de 2020

“Joe Biden es el peor candidato para derrotar a Donald Trump"



“Joe Biden es el peor candidato para derrotar a Donald Trump”
Canal Abierto
El historiador y analista internacional, Leandro Morgenfeld se adentra en el escenario electoral estadounidense, el mapa geopolítico y los desafíos que enfrenta el gobierno de Alberto Fernández en política exterior. “La bocanada de aire fresco que representa Sanders no se agota en estas elecciones”,





Redacción Canal Abierto | El escenario político estadounidense tiene una sola certeza: Donald Trump será el candidato con que el Partido Republicano buscará ganar las elecciones generales de noviembre. En la vereda de enfrente, la disputa continúa abierta entre el representante del ala moderada demócrata, con Joe Biden a la cabeza, y el social demócrata Bernie Sanders.

Hasta el momento, son 18 los estados que ya fueron a las urnas (de un total de 52), en los que Biden ganó en 11 y Sanders en 7. Y si bien todavía ambos cuentan con chances para quedarse con la reñida interna (el primero tiene 817 delegados sobre los 659 del segundo, todavía lejos de los 1.991 necesarios), los últimos resultados favorables al ex vicepresidente de Barack Obama parecen estar liquidando el arrollador inicio de campaña del senador que cuatro años atrás perdió a manos de Hillary Clinton.

“Pese a que Sanders aún tiene chances matemáticas, la interna ya está cerrada”, sentencia el historiador, investigador del CONICET y analista internacional, Leandro Morgenfeld. “Creo que Joe Biden es el peor candidato que pueda tener el Partido Demócrata para derrotar a Trump. Por un lado, no propone medidas respecto de las problemáticas que hoy aquejan a los estadounidenses: mientras que Sanders sí busca continuamente poner el foco en la creciente desigualdad, el medioambiente, las minorías o el acceso a los sistemas de salud y educación públicos, Joe Biden apenas plantea una serie de parches que no modificarían el status quo”.

“Sin dudas, y como acusa Sanders, Biden es el candidato de los billonarios. Y de darse una guerra entre millonarios, me parece que quien tiene todas las de ganar es Donald Trump”, afirma.

En esta entrevista con Canal Abierto, Morgenfeld analiza el escenario electoral estadounidense, el mapa geopolítico y los desafíos que enfrenta el gobierno de Alberto Fernández en términos de política exterior.

La interna demócrata

“Si bien las encuestas indican que Sanders es el mejor candidato, los grandes medios de comunicación lograron imponer la idea de que era demasiado radical y que el único que podría ganarle a Trump era Biden”.

“Biden ya recibió el apoyo de los candidatos que se fueron bajando y ganó en estados donde podríamos haber pensado que Sanders podía dar el batacazo, como en el caso de Michigan. Hoy hay mucha presión en el Partido Demócrata para que Sanders se baje de la candidatura con el argumento de una unidad necesaria para derrotar a Trump”.
Una cuestión de clase y generacional

“Hace décadas que la política en Estados Unidos es más una plutocracia que una democracia. Para poder encarar una campaña, cualquier candidato necesita cientos de miles de millones de dólares”.

“El interesante movimiento que hace cuatro años impulsó a Sanders y llegó a disputar la candidatura presidencial de Hillary Clinton, hoy vuelve a despertar el temor de la gran prensa y un establishment demócrata que en las últimas semanas se abroqueló detrás de Biden. El argumento es que este último sería el único con chances de ganar en las generales”.

“Los menores de 45 años arrasa la candidatura de Bernie Sanders, un dato importante a tener en cuenta ya que las elecciones no son obligatorias y podría existir el riesgo de que esa juventud entusiasmada ni siquiera vaya a votar si el candidato llegase a ser Biden”.

“La bocanada de aire fresco que representa Sanders no se va a agotar en estas elecciones”.
La decadencia de un imperio

“Aunque sigue siendo la principal potencia global en términos militares y tecnológicos, hoy estamos viviendo un proceso de transición de una hegemonía incontestada por parte de Estados Unidos a un ascenso de China. Trump es expresión de esta situación, y por eso su consigna de `volver a hacer grande a Estados Unidos´ (Make America Great Again)”.
La política exterior del macrismo

“En términos de sus propios objetivos –a saber, acceso al crédito, ampliación de las exportaciones y lluvia de inversiones, entre otros puntos-, no caben dudas del fracaso”.

“Creo que hicieron una mala lectura del mundo, con un alineamiento exagerado y unidireccional con Estados Unidos, cuando hoy existen múltiples polos».
Los desafíos que vienen

“Con miras a una integración con países de similar desarrollo y en particular con los de Latinoamérica, Argentina tendría que reforzar los organismos regionales que se abandonaron o destruyeron durante la gestión de Macri, restablecer el vínculo con los BRICS y organismos multilaterales como Naciones Unidas. Recién entonces, y con una mayor autonomía, negociar con el resto de las potencias. La asimetría que existe entre Argentina y EE.UU., China o Europa hace que si te sentas a negociar sólo, vas a tener todas las de perder. En cambio, si vas a dialogar –por ejemplo- a través de la CELAC, podes lograr una mejor situación de poder”.

“Creo que el gobierno de Alberto Fernández dio algunas señales positivas en este sentido, como el lanzamiento del Grupo de Puebla o su defensa frente al golpe de Estado en Bolivia. Sin embargo, y esto hay que decirlo, el contexto político en la región es muy adverso y la situación económica a nivel global es crítica”.



Entrevista: Diego Leonoff

viernes, 6 de marzo de 2020

Quién va a ganar las elecciones en EEUU?

Leandro Morgenfeld, experto en Estados Unidos. Con Martín Granovsky en Lo Peor Ya Pasó.

06 de marzo 2020 

"Hace 28 años que un presidente norteamericano no pierde su reelección. La economía le resulta bien. No tiene resistencia dentro del Partido Republicano. Trump es el favorito pero no puede decirse que esté todo dicho."
"Del lado demócrata quedaron dos candidatos, Bernie Sanders y Joe Biden, el que más se parece a Hillary Clinton."
"Sanders habla del norteamericano de a pie."
"El desafío es que los hispanos y los jóvenes se registren y que después vayan a votar."
"En Florida no solo pesan los cubanos sino los venezolanos."
"Bernie Sanders cuestiona abiertamente el apoyo de los Estados Unidos "
"Trump defiende más el nacionalismo económico que militar."
"Busca supremacía a través de recuperar la primacía militar."  




Las elecciones en Estados Unidos: quién puede derrotar a Trump?



Asuntos Públicos: "Año electoral en Estados Unidos"
Canal Metro, 6 de marzo de 2020

lunes, 2 de marzo de 2020

Supermartes: ¿Por qué Bernie Sanders puede ganar la interna y no ser candidato a presidente de EE.UU.?

Este martes se vota en 13 estados que pueden marcar una tendencia para la interna demócrata, pero el sistema de elección puede perjudicar al senador por Vermont. 

           
Por qué Sanders puede ganar la interna y no ser candidato | Estados unidos
El senador estadounidense Bernie Sanders obtuvo la mayor cantidad de votos en tres de las cuatro elecciones primarias que tuvo la interna del Partido Demócrata: Iowa, New Hampshire y Nevada; y salió segundo en Carolina del Sur. De esta forma se perfila como el postulante mejor parado para finalmente competir en las elecciones presidenciales de noviembre contra Donald Trump.
Sin embargo este 3 de marzo será determinante. El “Súper Martes” se votará en simultáneo en 13 estados, entre ellos los más populosos y que más delegados reparten: California (415) y Texas (228). Se trata de una fecha que dejará en el camino a quienes vienen corriendo de atrás y definirá quiénes siguen hasta el final.
“Bernie Sanders venía hasta el año pasado tercero en las encuestas, detrás de Joe Biden y la senadora Elizabeth Warren”, recordó en diálogo con El Destape, el historiador y analista Leandro Morgenfeld. “A pesar de haber tenido un incidente cardíaco a fines de 2019 y todo el establishment del partido en contra, mostró en las primarias que se votaron hasta ahora que es el candidato más sólido y con más chances de ganar la interna”, añadió el autor del libro Relaciones peligrosas: Argentina y Estados Unidos.
En el caso de que Sanders mantenga la tendencia y obtenga un buen resultado este 3 de marzo, es probable que saque una diferencia muy difícil de revertir, aunque quizás no la suficiente para tener una mayoría incuestionable.
Al respecto Morgenfeld analizó que “Sanders tiene posibilidades reales de ganar en California y Texas, con lo cual tiene muy altas chances de ser el candidato electo en las primarias”. Si bien reconoció que “falta mucho”, destacó que entre los otros candidatos, “no surge una figura clara”. “Biden no termina de despegar, pero tampoco se cayó todavía y eso limita las chances del empresario Michael Bloomberg”.
“Warren, que es el sector más de centro-izquierda del partido y próximo a Sanders, tampoco ha hecho un buen desempeño. Pero sus votos eventualmente se pueden alinear con Bernie”, completó.

El movimiento para ganarle a Trump

La principal discusión de la interna del Partido Demócrata hace cuatro años y también este 2020 es cómo ganarle a Donald Trump. En 2016 se impuso el discurso y la mirada pragmática: había que apostar a una candidata moderada y cercana al establishment como Hillary Clinton.
Esa estrategia “no sirvió”, apuntó Morgenfeld. “Yo personalmente creo que Bernie Sanders es el que mayores posibilidades tiene de ganarle a Trump por varios motivos”, agregó.
"Creo que Bernie Sanders es el que mayores posibilidades tiene de ganarle a Trump por varios motivos"
Entre estos destacó que impulsa temas de agenda “de los que no habla el establishment” como por ejemplo “una salud universal para todos, la educación pública, la despenalización de la marihuana, la desigualdad, empoderar a los sindicatos”.
“Logró armar una coalición mucho más diversa y amplia que es lo que le permite empezar a ganar el voto afrodescendiente que es donde no le fue bien la otra vez. Tiene un fuerte apoyo del voto hispano, esto se demostró en Nevada. Tiene una enorme participación de los jóvenes que son los más renuentes a participar de la elección”, amplió el analista.
Esto último le permitiría sumar nuevos votantes y así ampliar la base de apoyo de los demócratas. Cabe destacar que las encuestas nacionales hoy ponen a Sanders como el candidato al que mejor le iría frente a frente en una elección contra Trump.
Sin embargo, por el particular método de selección del candidato, aunque el senador de Vermont gane las primarias demócratas podría perder en la Convención Nacional que se realizará entre el 13 y el 16 de julio.

Algunos delegados son más delegados que otros

Las elecciones primarias comenzaron el pasado 3 de febrero y finalizarán el 6 de junio. En ese lapso, los demócratas votarán en los 50 estados del país, en la capital Washington D.C. y en cinco territorios estadounidenses que, en la elección general, no eligen presidente. Se trata de Puerto Rico, Samoa Americana, Islas Marianas del Norte, Guam e Islas Vírgenes.
Durante esos comicios se asignarán 3979 delegados y delegadas que luego participarán de la Convención Nacional. Para ser formalizado candidato o candidata, se deben reunir 1990 votos en la primera votación. Es por eso que si alguien suma esa cantidad en las elecciones previas, se da por descontado que será elegido.
“Lo mejor que le puede pasar a América Latina y el mundo en cuanto a la política exterior norteamericana es que Bernie Sanders sea el próximo presidente”
Sin embargo, en caso de que nadie logre esa mayoría necesaria -tal como pronostica la reconocida web estadounidense de estadísticas FiveThirtyEight-, se realiza una segunda votación. Y allí se incorporan 775 nuevos votantes, los llamados “superdelegados”.
A diferencia del resto de los participantes de la Convención, estos últimos no son electos en las primarias. Se trata de funcionarios del partido y legisladores en funciones o ya retirados, entre otras figuras “destacadas”.
“A raíz de la elección de 2016, de lo controvertida que fue, hubo una serie de reformas en el sistema del partido que limita el poder de los superdelegados”, comentó Morgenfeld. Previamente, estaban presentes desde la primera votación. De hecho en la elección de 2016, “pese al voto popular, habían inclinado la balanza a favor de Hillary Clinton”, historizó.
La tendencia conservadora de estos representantes partidarios fue confirmada por un artículo del New York Times publicado la semana pasada. El diario estadounidense entrevistó 93 superdelegados y encontró “una abrumadora oposición a entregarle al señor Sanders la nominación si no llegaba a la mayoría de los delegados”.

Dos modelos en juego: ¿Qué esperar para América Latina?

Si Bernie Sanders logra imponerse en la interna, por primera vez en la historia habrá una elección en EE.UU. donde se discutan dos modelos profundamente diferentes.
Si bien Trump se presentó como un líder anti-establishment, se trata de un multimillonario que ha reducido drásticamente los impuestos a los más ricos y hay plagado su gabinete de representantes del sistema financiero. Por su parte, Sanders tiene una plataforma progresista, con algunos elementos de izquierda y un movimiento social detrás como no se veía hace décadas en ese país.
“En relación con la posible política exterior, es muy difícil de aventurar, pero Bernie Sanders es el único candidato que es muy crítico de las tradicionales posiciones imperialistas e injerencistas de EE.UU.”, recordó Morgenfeld aunque reconoció que “está muy tensionado”. “En EE.UU. alguien que se declara como socialista democrático es atacado inmediatamente por todos los medios de comunicación y los políticos del establishment”, dijo.
Más allá de esto ponderó que “sin dudas” si gana la elección “va a haber un cambio muy importante en la política exterior de EE.UU., mucho menos unilateralista que la que propone Trump, menos agresiva y menor presupuesto para el complejo militar-industrial”.
“Lo mejor que le puede pasar a América Latina y el mundo en cuanto a la política exterior norteamericana es que Bernie Sanders sea el próximo presidente”, concluyó.