martes, 4 de octubre de 2016

Macri-Temer: ajuste interno, vuelta al FMI y MERCOSUR neoliberal: sin Venezuela, con la Alianza del Pacífico y con un TLC con la Unión Europea. Protestas en la Quinta de Olivos, Plaza de Mayo y Cancillería



EL PRESIDENTE RECIBIO A SU PAR BRASILEñO EN UNA BREVE VISITA EN LA QUE BUSCARON EVITAR LAS PROTESTAS

“Tudo joia” entre Macri y Temer, lejos de la gente

Luego de haber sido el primero en salir a reconocer a Temer después de la destitución de Rousseff, Macri ayer agasajó a su par brasileño con un asado en Olivos. Coincidieron en sus críticas a Venezuela y en la búsqueda de un acercamiento a la Alianza del Pacífico.

Por Werner Pertot
Página/12
 
Si bien no tienen tanto trayecto recorrido juntos, el encuentro entre el presidente Mauricio Macri y el mandatario brasileño Michel Temer pareció una reunión de viejos amigos. La breve visita funcionó como un signo de respaldo a su gestión, surgida tras la destitución de Dilma Rousseff, a la que Temer acompañó en la fórmula. El presidente brasileño fue recibido por Macri en Olivos, donde intentaron eludir las protestas que detonó su llegada a la Argentina (ver aparte). En la conferencia de prensa conjunta que dieron luego, el presidente argentino se permitió bromear con el fútbol y dijo que con Brasil está “tudo bem, tudo joia, tudo legal”. En el documento que difundieron las cancillerías se enfatiza el acercamiento a la Alianza del Pacífico y la posibilidad de explorar acuerdos de libre comercio desde el Mercosur.
Temer arribó a la Argentina a las 10 en una visita relámpago, la primera que hace al país como presidente tras el proceso de destitución de Dilma Rousseff. Viajó acompañado por su canciller José Serra, sus ministros de Defensa, Raul Jungmann, y de Justicia, Alexandre de Moraes. Macri lo agasajó en la quinta de Olivos con un asado. Los mandatarios se tomaron el tiempo para ir juntos a felicitar al parrillero. Antes de hincarle el diente a la carne, tuvieron una reunión a solas y otra con sus funcionarios.
Luego dieron una conferencia de prensa. “Me siento muy cerca de Brasil, más allá de nuestras rivalidades futbolísticas”, derrochó buena onda Macri. “Tenemos un gran eje de coincidencia, que es reducir la pobreza en nuestros países”, dijo el presidente argentino, quien destacó que otro tema tratado en el encuentro fue el de la lucha “contra el crimen organizado, el narcotráfico, el terrorismo. Eso es un trabajo para hacer en la unión y en la potenciación de nuestras fronteras”.
Por su parte, Temer indicó que los dos países trabajarán “no solo para fortalecer el Mercosur” sino para ampliar los acuerdos comerciales. “Uno de los principales ahora es formalizar un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Y al mismo tiempo flexibilizar un poco las reglas del Mercosur para dar una cierta autonomía a los Estados en sus relaciones internacionales”, sostuvo.
Sobre la relación comercial entre los dos países, Temer advirtió que buscará “ajustar una serie de puntos para incrementar estas relaciones de naturaleza comercial entre Brasil y Argentina”. El presidente de Brasil le recordó a Macri que hay muchas empresas brasileñas en Argentina y también muchos empresarios argentinos en Brasil. Esto último el mandatario argentino lo conoce bien: está siendo investigado judicialmente por las maniobras de una empresa offshore en los negocios del holding familiar en el país vecino.

Fora Venezuela

“Queremos seguir pavimentando este camino de integración sabiendo que los que nos sucedan tienen que seguir en la misma línea, porque Argentina-Brasil, Brasil-Argentina, sumados a Uruguay y Paraguay, tienen un enorme camino de construcción de unidad”, aseguró Macri, quien excluyó a Venezuela. Ante una pregunta puntual, los dos advirtieron sobre la eventual expulsión de ese país del Mercosur. “Venezuela debe cumplir con los requisitos necesarios para la integración definitiva al Mercosur. Fue dado un plazo hasta diciembre para que estas medidas sean tomadas”, indicó Temer, quien advirtió que tiene “una preocupación por la preservación de los derechos políticos y los derechos humanos en Venezuela”.
Macri profundizó esta línea: “Claramente le hemos dado un plazo en el cual si no cumplen perderán su condición de miembros activos del Mercosur, que estaba con carácter suspensivo”. Junto a Temer, Macri remarcó que “es mucho más preocupante lo que está pasando en términos de violación de los derechos humanos y la no aceptación que ha tenido el Gobierno de Venezuela respecto del referéndum que se planteó, pero seguiremos atentamente como lo hemos estado en todo momento siguiendo lo que pasa en Venezuela”.

Colombia sin paz

Los presidentes también se refirieron a la victoria del “no” al acuerdo de paz en el referendum de Colombia. “En la consulta popular hubo una votación de cerca de 40 por ciento de los electores, y la diferencia fue mínima. Nuestros esfuerzos y nuestros deseos es que llegue a buen puerto la paz en Colombia”, indicó Temer.
Macri, quien había viajado a respaldar al presidente colombiano Juan Manuel Santos, consideró que “Colombia seguramente seguirá buscando vías para lograr esa paz que es importante no sólo para los colombianos, sino para la región y para América latina entera”. “Es fundamental y abogamos porque continúe el cese del conflicto, el cese del fuego, para que realmente haya un espacio donde se puedan encontrar alternativas, porque el resultado ha sido muy parejo, o sea que se demuestra que hay mucha gente que cree en la vía de un acuerdo, y seguramente muchos de los que votaron en contra debe querer lo mismo, pero querrían otro tipo de acuerdo”, interpretó. “Esperemos que se generen las condiciones para que sigan las negociaciones”, afirmó.

(Libre) comercio

Cuando le preguntaron por la relación comercial entre Brasil y Argentina, Macri remarcó que ambos países deben cuidar sus puestos de trabajo, pero a su vez buscar crear más por lo que se señaló que hay que flexibilizar los controles aduaneros. “Nos tenemos que preparar para integrarnos con el mundo. Es una gran oportunidad para ir empezando a buscar coherencias y coincidencias macroeconómicas, porque también eso distorsiona mucho entre nuestros países”, afirmó el presidente argentino, quien remarcó: “En las últimas décadas hemos triplicado la pobreza”. Temer se mostró de acuerdo: “Tenemos los mismos problemas: la pobreza y el desempleo bastante acentuado”. También dijo que tiene una obsesión por “restringir los gastos públicos”. Macri optó por terminar la conferencia con una broma en perfecto portuñol:
–Con Brasil está tudo bem, tudo joia y tudo legal. ¿No?
–A eso apostamos –contestó Temer.
En el documento conjunto que difundieron las cancillerías (que incluye 47 puntos), se destacan algunos párrafos dedicados a la alianza comercial. Entre ellos la idea de “avanzar en el diálogo iniciado entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico, sobre la base de las áreas de interés común acordadas”. También indicaron que “es prioritario la ampliación y la profundización de la red de acuerdos comerciales del bloque”. En la conferencia mencionaron, además, la posibilidad de tratados de libre comercio con Canadá, Corea, Japón y Egipto. Además, hubo acuerdos en materia de cooperación en la seguridad de las fronteras, en ampliar la infraestructura entre ambos paises y en explorar usinas hidroelectricas conjuntas. Antes de irse, Macri aceptó el convite de Temer de viajar a Brasil a otra reunión entre los dos nuevos mejores amigos.

-------------------------------------------------------


 HUBO PROTESTAS EN OLIVOS, PLAZA DE MAYO Y EN LA CANCILLERIA

El “Fora Temer” en Buenos Aires

Residentes brasileños, sindicatos y organizaciones kirchneristas y de izquierda se manifestaron contra la llegada del presidente de Brasil. Como la reunión se trasladó a Olivos, algunos fueron hasta allí y sembraron la entrada de ratas de virulana.

Por Laura Vales
Página/12
 
El presidente Michel Temer fue recibido en Buenos Aires con escraches y protestas. Residentes brasileños, acompañados por sindicatos y organizaciones kirchneristas y de izquierda, sembraron de ratas hechas de virulana el ingreso a la residencia de Olivos, donde Temer fue recibido por Mauricio Macri, y realizaron manifestaciones en la Plaza de Mayo y la Cancillería. “Rechazamos su gobierno por ilegal y golpista. Rechazamos también sus políticas, que están recortando derechos laborales y sociales: si las hubiera propuesto en las elecciones, no hubiera llegado a la presidencia. Nosotros no votamos a un gobierno de derecha”, señaló junto a la Pirámide de Mayo Denisse Braz, integrante del Coletivo Passarinho, una de las agrupaciones convocantes a las actividades.
Las ratas de virulana que fueron colocadas en la entrada en Olivos.
El repudio a la visita Temer –y por extensión, al lugar que le otorgó Macri, que lo legitimó incluso un año antes de que Dilma Rouseff fuera destituida– había sido pensado originalmente como una sola protesta frente a la Casa Rosada, donde iba a realizarse el encuentro de los mandatarios. Pero la audiencia se trasladó a Olivos.
Así, por la mañana un grupo de manifestantes se reunió con carteles de “Fora Temer” en la avenida Maipú 2122, mientras que por la tarde se realizó la concentración en la Plaza de Mayo.
“Michel Temer es un gobernante sin voto. Llegó al gobierno de manera ilegal, después de un juicio político completamente fraudulento contra Dilma Roussef, que burló abiertamente la voluntad de más de 54 millones de brasileños que hace menos de dos años eligieron a su presidente en elecciones libres”, plantearon los convocantes
También denunciaron que “el programa neoliberal, de retrocesos en materia de derechos que viene a imponer Temer cuenta con el apoyo automático del gobierno de Mauricio Macri, que alía a los golpistas para desmantelar las bases de un proyecto de desarrollo regional autónomo”.
Promovido por el Coletivo Passarinho, el Partido de los Trabajadores y el Movimiento de los sin Tierra, en la protesta frente a la Rosada estuvieron la CTA Capital, Patria Grande, la Tupac Amaru, ATE Capital, Peronismo de Base, judiciales porteños, entre otros. También delegaciones venezolanas y paraguayas.
Junto a la pirámide fue montado un gazebo con un equipo de sonido que aportó la Tupac y ayudó a que los oradores pudieran ser escuchados mientras duró la nafta. Sobre las rejas que la rodean, los manifestantes pegaron carteles. “Temer presidente golpista” , “Amor sin temer nao”, “Fuera el fascismo, fuera la derecha corporativa”, decían algunos.
Sabina Altriste –20 años– y María Eduarda Rodríguez –21– llegaron juntas. Brasileñas, viven en Buenos Aires, donde estudian en la UBA, medicina Sabina y periodismo María Eduarda. “En las elecciones no me gustaban ni Aécio (Nieves) ni Dilma, hubiera votado en blanco”, cuenta Sabina. “Pero seguí el juicio por la TV y creo que estuvo muy mal. Temer no tendría que ser presidente, ni tendrían que haberlo invitado a venir”. Su amiga apuntó que “lo que pasa en Brasil es similar a lo que vemos en toda América latina, la vuelta del neoliberalismo y las políticas conservadoras”.
Desde la otra punta de la vida, Hugo Juárez –72 años–, un jubilado telefónico, contó que había decidido tomarse el tren desde Temperley al centro después de escuchar sobre la llegada de Temer en la 750. “Todos estos atropellos que venimos viendo de la derecha... ahora lo tocó a Brasil, pero antes pasó en Paraguay y ahora van por Venezuela. Yo creo que hay que salir a la calle a quejarse. A esta altura, me autoconvoco solo”.
Otros llegaron como parte de organizaciones vecinales. Catriel, veinteañero, montado en una bicicleta, hablaba con María, de sesenta largos. Integran un centro cultural, El Corralón de Floresta. “Estamos ante un segundo plan Cóndor que ya destituyó a más de un presidente”, apuntó él. “Y como parte de lo mismo están sacando el aparato represivo a la calle, hay una avanzada contra los barrios y las villas, están criminalizando a los jóvenes”.
“Lo intentan”, matizó ella; están viendo hasta dónde pueden llegar”. Dijo también que la convocó a la plaza “la obscenidad de que el presidente argentino reciba a un hipócrita como Temer, un corrupto que está acusado del desvío de los fondos de Petrobras”.
A su vez, hubo una tercer manifestación frente la Cancillería, de los partidos que integran el Frente de Izquierda y los Trabajadores. Junto con el repudio a la visita de Temer, los dirigentes expresaron su solidaridad con la clase obrera y los sectores populares de Brasil que resisten la reforma laboral y el ataque a todas sus conquistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada