martes, 25 de octubre de 2016

Horas decisivas en Venezuela: intento de golpe de Estado y mediación del Papa, desconocida por Macri, quien avanza con Temer para expulsar del Mercosur al país caribeño




Por  Marco Teruggi, Blog Hastaelnocau/ Resumen Latinoamericano/ 24 de Octubre 2016 .-

Existe una generación que se ha acostumbrado a ver golpes de Estado en vivo y en directo por la pantalla. Pasó en Honduras, Paraguay, en Brasil hace pocos meses, y este domingo en Venezuela. Esta vez no fue un golpe como tal, sino su anuncio con altoparlante desde la Asamblea Nacional, el órgano legislativo unicameral de Venezuela en manos de la derecha desde el 5 de enero.

Se sabía que pasaría y pasó, la derecha es un gran guión predecible. Lo habían difundido por redes sociales, en voz de los dirigentes de la Mesa de Unidad Democrática (MUD). El motivo de la sesión extraordinaria que se realizó ayer era: “Debate sobre la restitución de la Constitución de la República de Venezuela, el orden constitucional y la democracia”. En otros términos, plantear la existencia de un golpe de Estado encabezado por el mismo gobierno nacional.
La causa invocada por la MUD había sido la suspensión de la recolección del 20% de las firmas necesarias para activar el referéndum revocatorio. Una medida conocida el pasado 20 de octubre, cuando los Tribunales Penales de siete estados del país declararon como invalido el proceso inicial de recolección de firmas -el 1% necesario para pasar al 20%- debido a la existencia de 605.727 firmas fraudulentas. La derecha había puesto a votar a muertos, menores de edad, condenados por la justicia, entre otros falsos electores.
En síntesis: destituir y enjuiciar a tres poderes del Estado, incluido el presidente. Realizar un golpe de Estado para hacer frente a un supuesto golpe de Estado. Ilógica pura con una sentencia final: el cambio será dentro de pocos días.
Ante eso fue que comenzó este nuevo round, que tuvo en la sesión del domingo el segundo movimiento, el del anuncio de la violencia e intento de golpe. El primero había sido el día anterior, sábado 22 de octubre, con una protesta en la autopista que fue encabezada por la dirigencia más insurreccional, de alta alcurnia y violentamente videlista. Allí estaba María Corina Machado, entre otros. El tercer round será el próximo miércoles 26 con una movilización a la que Henrique Capriles Radonski convocó: “Iremos a donde tengamos que ir, no se descarta Miraflores”, el Palacio Presidencial.
En la sesión del domingo fueron aprobados siete puntos. En materia internacional, la Asamblea decidió emitir una declaración anunciando la ruptura del orden democrático y un golpe de Estado por parte de Nicolás Maduro. Junto a eso, un pedido a la comunidad internacional para “activar los mecanismos necesarios para garantizar el derecho a la democracia”, de la mano con una denuncia ante la Corte Penal Internacional de los rectores del Consejo Nacional Electoral y los magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. Esto sería acompañado de la designación de nuevos rectores y magistrados.
En el plano interno, votaron la “apertura de un proceso para determinar la situación constitucional del presidente Nicolás Maduro”, a la vez que la conformación de una comisión especial para restituir el orden constitucional. También acordaron realizar un llamado a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana a no obedecer medidas anticonstitucionales, y la convocatoria al pueblo a la defensa activa de la Carta Magna.
En síntesis: destituir y enjuiciar a tres poderes del Estado, incluido el presidente. Realizar un golpe de Estado para hacer frente a un supuesto golpe de Estado. Ilógica pura con una sentencia final: el cambio será dentro de pocos días.


Quien sigue la vida política venezolana puede tener opiniones a favor o en contra del chavismo, el actual gobierno y la revolución bolivariana como proyecto histórico. Lo que difícilmente pueda afirmar es que la dirigencia de la oposición haya sido en algún momento democrática.
El actual presidente de la Asamblea Nacional, Henry Ramos Allup fue, por ejemplo, parte activa del golpe de Estado contra el presidente Hugo Chávez en abril del 2002. Hay videos en el que se lo puede ver huyendo de Miraflores ante el regreso del presidente. Así lo hizo también Julio Borges, primero en tomar la palabra en el Hemiciclo el domingo, y Capriles Radonski.
Esta vez en el hemiciclo los diputados de la derecha apelaron a la más alta hipocresía, como suele hacer la derecha cuando busca acabar con procesos democráticos. Hablaron de defensa de la libertad, los derechos humanos, la Constitución -contra la cual se opuso durante su aprobación en 1999- y llamaron a retomar el espíritu de Simón Bolívar, a una “rebelión popular democrática”.
Anunciaron el intento de crimen, con respaldo internacional: Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos, ya había declarado que la decisión del Consejo Nacional Electoral de suspender la recolección de firmas era “un punto de inflexión y de quiebre del sistema democrático”.
En este escenario la respuesta del chavismo no se hizo esperar. Centenares de personas se reunieron en las afueras de la Asamblea Nacional mientras se realizaba la sesión, con consciencia de estar viviendo la película en pleno desarrollo. Lo que le sucedió a Fernando Lugo en Paraguay y a Dilma Roussef en Brasil fue incorporado por miles en Venezuela. Bajo esas lecciones un grupo de chavistas tomó por unos minutos el Hemiciclo en una muestra de que nadie se quedará de brazos caídos a la espera del Golpe.
No hay duda de que los días por venir van a ser una pulseada de calle, instituciones, actores internacionales, legalidades y legitimidades. La derecha quiere su golpe de Estado y un anuncio como el de Capriles de ir hasta el Palacio de Miraflores no debe ser tomado a la liviana.
Su último llamado a descargar el odio terminó con once personas asesinadas en 2014. Su base social ha sido formada por años de odios clasistas, racistas, y pide -sólo hay que seguir las redes- violencia. Tiene fuego entre las manos, un fuego que por lo general se escapa por las ciudades dejando muertos.
No se sabe en este contexto que hará el gobierno norteamericano. Es un actor decisivo -el principal- que está en su propio laberinto presidencial que tendrá elecciones el 8 de noviembre. ¿Podrá la derecha avanzar sin una intervención fuerte del imperio?
La agenda quedó planteada de la siguiente manera: el día martes el chavismo hará una demostración de fuerzas callejeras -la tiene, no hay dudas- y el miércoles la derecha hará su intento insurreccional.
Mientras, la Asamblea Nacional seguirá dando los pasos del golpe de Estado, llevando al choque de poderes con impredecible resolución. La dirección del gobierno nacional, del Partido Socialista Unido de Venezuela, los principales movimientos populares y cantidades de colectivos, saldrán a dar la batalla. Ha costado mucha vida conseguir esta asediada libertad -imperfecta y frágil como toda libertad.
Y si algo sabe hacer el chavismo es pelear.
Hasta el último round.

*Por Marco Teruggi, en su blog Hasta el Nocau

--------------------------------------------------------------------------------------------------

EL PAPA RECIBIO A MADURO EN EL VATICANO Y SE ANUNCIO EN VENEZUELA UNA REUNION ENTRE EL OFICIALISMO Y LA OPOSICION

Francisco abrió un canal de diálogo en Venezuela

Página/12
El acercamiento, negociado por el nuncio Tscherrig y los enviados de Unasur, llega en medio de un plan de lucha anunciado por la MUD, que llamó a organizar protestas y convocó a la “toma de Venezuela”.


Jorge Bergoglio renovó ayer sus credenciales de mediador tras haber jugado un papel destacado en el acercamiento entre Cuba y Estados Unidos, a fines de 2014. Con el apoyo del papa, el gobierno y la oposición venezolana abrieron un canal formal de conversaciones para generar un resquicio en la crisis política e institucional que atraviesa el país caribeño. La primera reunión del llamado “diálogo nacional” ya tiene fecha y lugar: se hará el próximo domingo, en la isla Margarita. Así lo anunció, en conferencia de prensa en Caracas, el enviado de Francisco, arzobispo Emil Paul Tscherrig, minutos después de que desde El Vaticano, Bergoglio recibiera la inesperada visita del presidente Nicolás Maduro.
El acercamiento llega en medio de un plan de lucha anunciado por la oposición, que llamó a organizar manifestaciones callejeras diarias y convocó mañana a la toma de Venezuela. “Este proceso tiene como objetivo la superación de las coyunturas económicas, políticas y sociales”, señaló Tscherrig, nuncio apostólico en Argentina. El religioso habló ante la prensa rodeado de los ex presidentes José Luis Rodríguez Zapatero, por España, y Martín Torrijos, por Panamá, quienes intervienen en una misión de buenos oficios, promovida por la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) para aportar a un diálogo entre los venezolanos, iniciativa de la que también participa el ex mandatario dominicano Leonel Fernández.
La apertura de conversaciones se anunció después de que, en Roma, el Papa recibiera a Maduro, en una audiencia que no fue informada con antelación. La reunión entre ambos, de caracter privado, “se dio en el marco de la preocupante situación de crisis política, social y económica que el país está atravesando y que repercute pesadamente sobre la vida cotidiana de toda la población”, confirmó El Vaticano en un comunicado difundido al cierre del encuentro.
“El Papa, que tiene en el corazón el bien de todos los venezolanos, deseó continuar ofreciendo su contribución a favor de la institucionalidad del país y de cada paso que contribuya a resolver las cuestiones abiertas y crear mayor confianza entre las partes”, agregó la Santa Sede.
En esa línea, el jefe de la iglesia católica invitó al mandatario a “emprender con coraje el camino del diálogo sincero y constructivo, para aliviar el sufrimiento de la gente, de los pobres en primer lugar, y promover un clima de renovada cohesión social que permita mirar con esperanza al futuro de la nación”.
El presidente de Venezuela, por su parte, llamó a la oposición a abandonar el “camino del golpismo” y a priorizar las soluciones a la crisis económica, en el marco del diálogo que emprenderán ambas partes el próximo domingo. “Espero que se ponga el tema económico de la recuperación de Venezuela como punto central. Espero que se imponga el respeto a la Constitución y se abandone el camino del golpismo’’, manifestó Maduro, desde Roma, tras la audiencia privada con Francisco.
“Ya se venía trabajando con contactos con todos los grupos y líderes de la oposición y afortunadamente ha coronado felizmente’’, dijo el jefe de Estado venezolano en diálogo con la televisora gubernamental. Acompañado por la canciller, Delcy Rodríguez, el mandatario agradeció las gestiones de Francisco a favor del diálogo en Venezuela. “Le di las gracias en el nombre de Venezuela por todo el apoyo para que por fin, definitivamente, se instale una mesa de diálogo en Venezuela entre los distintos factores de la oposición y el gobierno legítimo y bolivariano que yo presido’’, sostuvo. Y agregó: “El sumo pontífice me dijo, en varias oportunidades: estoy orando por Venezuela, por su paz, por su tranquilidad’’.
Al enterarse del paso de Maduro por El Vaticano, el ex candidato presidencial de la oposición, Henrique Capriles, escribió en su cuenta de Twitter: “Ojalá que el maula de visita en Roma no pretenda burlarse del papa Francisco y lo escuche bien. Que se acabe el golpe que dieron”. Por la misma vía, Maduro salió a responderle: “Celebro la instalación oficial en Caracas del diálogo nacional por la paz y la sobernía”.
Desde Caracas, el enviado papal Tscherrig sostuvo que el objetivo del diálogo es “la búsqueda de la creación de un clima de confianza, superación de la discordia y promoción de un mecanismo que garantice la convivencia pacífica”, según informó Globovisión. El presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Henry Ramos Allup, confirmó que directivos antichavistas se reunieron el domingo con Paul para explorar las posibilidades de un eventual diálogo. Y señaló que la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) exigirá que se respete la Constitución, debido a que el gobierno debe comprender que no puede seguir en este camino de violación sistemática de las leyes.

----------------------------------------------

Macri quiere más presión del Mercosur sobre Maduro

En una reunión con Tabaré Vázquez, dijo que espera que el bloque aplique la cláusula democrática contra su gobierno
LA NACION


Mauricio Macri

Culminaba el encuentro con la prensa en la quinta de Olivos cuando el presidente Mauricio Macri , ante la mirada de su par uruguayo, Tabaré Vázquez , definió de manera contundente su postura respecto del gobierno de Nicolás Maduro , envuelto en una grave crisis política y económica.

"Si uno lee las declaraciones del Congreso, existen todas las condiciones dadas para aplicar la cláusula democrática a Venezuela, espero que en la reunión que tengamos en el futuro la podamos encarar", dijo el Presidente ante una pregunta de LA NACION en la conferencia de prensa que siguió a su almuerzo con Tabaré, que llegó con buena parte de su gabinete a la reunión bilateral con su par argentino.
Las denuncias sobre un "quiebre del orden constitucional" del Parlamento venezolano, dominado por la oposición, fueron tema de debate entre Macri y Tabaré durante la hora y media que compartieron ayer en la residencia presidencial.

Ambos presidentes compartieron su "preocupación" sobre el presente y el futuro de Venezuela, aunque dejaron en claro matices: Macri marcó una posición más directa de rechazo al gobierno chavista y Tabaré reiteró su postura favorable al "diálogo entre gobierno y oposición" y a la "mediación del papa Francisco" antes de tomar una decisión drástica. La reunión del Mercosur, aún sin fecha ni lugar definidos, establecerá la postura del bloque.
"En estos términos, Venezuela no puede ser parte del Mercosur y debe recibir la condena del continente y del mundo porque allí claramente no se están respetando los derechos humanos", había dicho Macri un rato antes ante la consulta de un medio uruguayo. Se alineaba así con la posición del presidente de Brasil, Michel Temer , que sostuvo públicamente la necesidad de excluir a Venezuela del bloque regional.

A su turno, el presidente uruguayo fue más moderado. "El Mercosur se tiene que reunir para debatir el tema, y Uruguay va a estar presente (...) Siempre hemos defendido el derecho soberano de los pueblos a decir lo que piensan y ser respetados en su voluntad", afirmó el presidente uruguayo, que pareció referirse a las decisión de paralizar el referéndum revocatorio en contra de Maduro en Venezuela. A diferencia de Macri, Tabaré se refirió a la participacón del Papa (que ayer se reunió con Maduro) en el conflicto interno venezolano, y afirmó que "todo lo que se haga para acercar posiciones bienvenido sea".
Así las cosas, la inminente reunión de los presidentes del Mercosur (podría ser los primeros días del mes próximo) tiene un resultado cantado: a las posturas más duras de la Argentina y Brasil se sumará Paraguay, cuyo presidente, Horacio Cartes , también se manifestó solidario con las denuncias de la oposición política contra el gobierno venezolano.
La última reunión del Mercosur, celebrada en Asunción en diciembre último, estuvo signado por el contrapunto entre Macri y la canciller venezolana Delcy Rodríguez, que rechazó los pedidos de libertad de los presos políticos que hizo en aquel entonces el presidente argentino. Venezuela seguirá siendo, para el bloque regional, el tema central de la agenda, aunque el dique de contención que significaba la presidenta brasileña Dilma Rousseff parece haberse roto de manera definitiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada