miércoles, 18 de octubre de 2017

Roberto Fernández Retamar y CLACSO: un premio para un mito

Roberto Fernández Retamar y CLACSO: un premio para un mito

Roberto Fernández Retamar y CLACSO: un premio para un mito

El poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar recibió el Premio de manos de Pablo Gentili, Secretario Ejecutivo de CLACSO.
La Sala Che Guevara de la Casa fue escenario ayer de un gran homenaje al poeta y ensayista Roberto Fernández Retamar, que culminó con la entrega del Premio Latinoamericano y Caribeño de Ciencias Sociales CLACSO 50 años, de manos de Pablo Gentili, Secretario Ejecutivo de CLACSO.
El premio ―dijo Gentili―, es un reconocimiento a la admiración y el respeto que toda la comunidad de CLACSO (más de 600 personas en toda la región), sienten por la figura y la obra del director de la Casa de las Américas.
“¿Cuándo le vamos a decir a Roberto que es un mito” ―añadió―, “una de las figuras mitológicas del pensamiento latinoamericano de la segunda mitad del siglo XX?”.
Roberto Fernández Retamar agradeció sinceramente la distinción, devenida de la relación que la Casa ha mantenido con CLACSO durante tantos años. Una distinción que, aseguró, es una distinción a la Casa misma, “que fue la creación extraordinaria de una mujer extraordinaria como Haydee Santamaría. Una distinción a su extraordinaria labor”.
La Casa ―dijo el poeta y ensayista―, no es solo un centro de trabajo, es además una suerte de hermandad. Es pertenecer a una familia formada por el espíritu de Haydee y de varias generaciones: nosotros, que estamos de salida, una generación que podrían ser nuestros hijos, y otra generación que podrían ser nuestros nietos. Una institución, por tanto, que llega a ser una hermandad suprageneracional.
Y aunque para algunos las jóvenes generaciones persiguen acabar con las generaciones que los anteceden, Retamar aseguró que prefiere regirse por aquello que aseveró el alemán Leopold von Ranke: “Todas las generaciones están a la misma distancia de Dios”.
A la entrega del Premio, antecedió un panel acerca de la obra poética y ensayística del homenajeado, en el cual intervinieron María Elena Capó, Félix Julio Alonso y Aurelio Alonso, quienes hicieron especial énfasis en la influencia de la obra y el pensamiento martiano en Roberto Fernández Retamar.
Además se hizo referencia a la antología Pensamiento Anticolonial de Nuestra América, editada por la Casa y CLACSO, libro presentado también ayer, donde el poeta y ensayista hace galas de una prosa culta, elegante y justiciera, como la de Carpentier, Rulfo o Martí, dijo el Dr. Félix Julio.
Al respecto, Pablo Gentili expresó que se trata de un texto que llegará a convertirse en un clásico, porque como diría Jorge Luis Borges, un clásico no lo es porque posee méritos literarios, sino porque se revela como un objeto necesario de lectura, como necesidad imperiosa de los hombres y mujeres urgidos por diversas razones de acudir a esa obra. Un texto más de obligada referencia dentro del pensamiento social latinoamericano.
Al finalizar, se dieron a conocer los ganadores del Premio de Ensayo Haydee Santamaría que otorga CLACSO y cuyo jurado estuvo presidido justamente por el autor de Caliban. Se presentaron en esta ocasión 43 ensayos, de los cuales resultaron ganadores seis, entre los que se encontraban dos cubanos: Mely del Rosario Aróstegui y Fernando Luis Rojas.

martes, 17 de octubre de 2017

Reseña de "Latin America Confronts the United States. Asymmetry and influence", de Tom Long. Por Leandro Morgenfeld (OLAC)





Revista OLAC, número 1, Año 2017

TABLA DE CONTENIDOS

DOSSIER "AMÉRICA LATINA: ESCENARIOS EN DISPUTA"

Breve nota sobre la colonialidad de los saberes hegemónicos, el eurocentrismo y la promesa de los saberes populares
Atilio Borón 1-13

O papel da mídia na batalha ideológica da América Latina
Dênis de Moraes 14-30
América Latina, la política de Estados Unidos y el conflicto con Cuba
Jorge Hernández Martínez 31-50
Usos del concepto gramsciano de revolución pasiva en América Latina
Massimo Modonesi 51-79

ARTÍCULOS
Actores y territorialidad en las políticas sociales argentinas entre 2003 y 2009
Vanesa Ciolli 80-108
El regionalismo post-hegemónico en perspectiva crítica: una mirada neogramsciana. Brasil, Venezuela y la opción contrahegemónica
Dario Clemente 109-130
Elecciones con doble vuelta. Análisis del impacto del empleo del balotaje sobre el funcionamiento democrático en América Latina
Ariadna Gallo Frassineti 131-174
Direito, crise e impeachment no Brasil.
Alysson Leandro Mascaro 175-194
Gramsci y su lugar de enunciación: una crítica a la geopolítica del conocimiento de Walter Mignolo
Stefan Pimmer 195-218

ENTREVISTAS
Entrevista con Álvaro García Linera. “El socialismo es una lucha intersticial que hacen la sociedad y el estado en medio de un mar infinito de capitalismo”
Paula Klachko 219-238
Entrevista con Juan Carlos Monedero. “De nada sirve ocupar los palacios de gobierno si no tenemos un pueblo organizado y consciente en las calles”
Hernán Ouviña 239-251

RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS
Reseña de "Luchas por lo común. Antagonismo social contra el despojo capitalista de los bienes naturales en México" de Mina Morena Navarro Trujillo
Pablo Miguez Diaz 252-257
Reseña de "Latin America Confronts the United States. Asymmetry and influence" de Tom Long
Leandro Morgenfeld 258-263

Disponible en http://publicaciones.sociales.uba.ar/…/observatoriola…/index

------------------------------------------------------------



Tom Long. New York, Cambridge University Press, 2015, 260 páginas.

Reseña bibliográfica por Leandro Morgenfeld


Discípulo de Robert A. Pastor -miembro del Consejo de Seguridad Nacional durante la Administración Carter-, Tom Long es un joven investigador formado en American University, quien actualmente se desempeña como profesor en la University of Reading, en Gran Bretaña. Este libro, cuyo origen es su tesis doctoral, tiene, entre muchos méritos, el de abordar la discusión teórica –aportando herramientas analíticas novedosas en el campo de las relaciones internacionales-, en base a una profunda investigación histórica, que abrevó en una docena de archivos de seis países (Argentina, Brasil, Colombia, México, Panamá y Estados Unidos) y se nutrió de entrevistas a políticos y diplomáticos que protagonizaron los cuatro casos de estudio: la Operación Panamericana (OPA), las negociaciones por el Canal de Panamá, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (conocido como NAFTA, su sigla en inglés) y el Plan Colombia.
Lejos de todo dogmatismo, Long presenta en cada uno de los procesos analizados el correspondiente estado de la cuestión, hace dialogar a las distintas corrientes y expone finalmente sus originales aportes. Estando o no de acuerdo con sus conclusiones, este libro es un aporte fundamental para entender las relaciones entre Estados Unidos y América Latina y el Caribe, a través de un abordaje complejo, que a la vez que reconoce las profundas asimetrías entre Estados Unidos y sus vecinos del sur, intenta mostrar cómo los países no centrales pueden desplegar una cierta capacidad de influencia en los más poderosos. O sea, se propone discutir la idea de que los países latinoamericanos prácticamente no tienen espacio para tomar la iniciativa en sus relaciones con el coloso del Norte.
En el primer capítulo se explicita cuál es el aporte teórico del libro: contribuir a la literatura sobre relaciones internacionales entre estados poderosos y débiles, mostrando que América latina ejerció una mayor influencia en las relaciones con Estados Unidos que la que usualmente le atribuye la bibliografía, especialmente la anglosajona: “Los líderes latinoamericanos lograron conseguir niveles altos de autonomía. Es más, algunas veces pudieron influir en la política estadounidense. En vez de implícitamente tratar a los países latinoamericanos como actores pasivos frente a las políticas estadounidenses, este libro demuestra que contribuyeron activamente a dar forma a las dinámicas de las relaciones asimétricas. Los líderes latinoamericanos también fueron políticos. La capacidad coercitiva de los Estados Unidos fue central para la estructura de las relaciones, pero por sí misma no las determina. La asimetría material no elimina la posibilidad de influencia de los poderes más débiles” (p. 3). En este capítulo inicial, Long repasa las distintas corrientes historiográficas que abordaron las relaciones Estados Unidos-América Latina, señalando que en la mayor parte de las mismas hay una minusvaloración de la capacidad de acción de los estados pequeños y medianos. El autor describe tres corrientes: la del “establishment” (se centra en la política de Estados Unidos de alejar de América Latina a potencias extra-hemisféricas, considera la mera presencia de Estados Unidos como benéfica, se focaliza en las reacciones de América Latina frente a Estados Unidos, pero no en sus acciones); la revisionista (potenciada en las décadas 1980 y 1990, y en la que se destaca actualmente Greg Grandin, es crítica del intervencionismo estadounidense, destacando sus imperfecciones o aberraciones, pero siempre manteniendo el foco de su atención en Estados Unidos); y la “internacionalista”, en la que se inscribe el autor, que amplía su centro de análisis, para incluir la perspectiva de los demás países latinoamericanos, logrando una visión más multilateral. El capítulo termina con un extenso análisis teórico de las dinámicas de la asimetría, concepto que el autor prefiere, en vez del de jerarquía, ya que el primero es un requerimiento práctico para establecer jerarquía en las relaciones internacionales. Finalmente, explica cómo y por qué se seleccionaron los cuatro fenómenos analizados y las cinco dimensiones que se observaron en cada uno de ellos: objeto de controversia, objetivos de la política exterior, estrategias de la política exterior, acciones y respuestas, resultados.   
El primero de los casos analizados es el de la OPA. A contramano de la mayor parte de la literatura estadounidense, Long muestra que fue un antecedente directo de la Alianza para el Progreso, a la que usualmente se la analiza casi exclusivamente como una respuesta a la Revolución Cubana y una excrecencia de la teoría de la modernización. Así, los reclamos a Estados Unidos por parte de presidentes latinoamericanos, como Juscelino Kubitschek, algunos de ellos materializados en el proyecto de la OPA, permiten al autor mostrar que la iniciativa venía del sur y que el proyecto de Kennedy, anunciado en marzo de 1961, tenía un antecedente que no se vinculaba, exclusivamente, a los desafíos a la hegemonía estadounidense que provocó el triunfo de los guerrilleros caribeños. El autor muestra cómo el presidente brasilero aprovechó el ataque contra el vicepresidente Richard Nixon en Caracas (1958) para movilizar las agendas estadounidense y latinoamericana hacia una orientación desarrollista, logrando atraer la atención de Dwight Eisenhower y otros presidentes de la región, como los de México, Argentina y Colombia. En su análisis, la respuesta estadounidense a la Revolución Cubana debió contemplar esta iniciativa latinoamericana, y de ese antecedente emergió la Alianza para el Progreso.
El segundo proceso estudiado, es el de la restitución del Canal de Panamá, tras años de negociaciones impulsadas por Omar Torrijos luego del rechazo del tratado de 1967, que se plasmaron en los acuerdos con James Carter. Long reconstruye minuciosamente las extensas negociaciones, con sus interminables idas y vueltas, tras las cuales el país más pequeño de América Latina logró conseguir la integridad territorial, el control del Canal y mejorar los beneficios económicos que extrae del mismo. Claro que el precio fue aceptar una larguísima y gradual transferencia, que se prolongó por 23 años. El autor desarrolla las distintas etapas de un proceso marcado por la cooperación, el conflicto y el compromiso. Long argumenta que, si comparamos los objetivos que se propuso Torrijos en 1972 con el tratado final, alcanzado un lustro más tarde, Panamá logró un resultado satisfactorio en casi todos ellos. La mayoría de los anteriores abordajes, que privilegiaban la mirada sobre Estados Unidos en las negociaciones, no pudieron entender hasta qué punto las agendas políticas, las definiciones de intereses y los resultados emergieron de un proceso interactivo. Por ejemplo, Long critica la idea generalizada de que la asunción de Carter fue un momento clave para las negociaciones, ya que en realidad los avances de Panamá en las mismas habían empezado cuatro años antes. El país centroamericano logró construir una coalición de aliados, tanto a nivel internacional como al interior de Estados Unidos, al punto que al coloso del Norte le hubiera generado un costo mayor mantener el status quo: “La toma de posesión de Carter y su énfasis en renovar la política de Estados Unidos hacia la región presentó otra oportunidad que los panameños supieron usar para concluir un tratado que incluyó compromisos de las dos partes. A pesar de la fuerza de sus ideas y argumentos, Panamá moldeó el entendimiento del problema del Canal enfatizando cómo se vinculaba con la soberanía y la justicia; Panamá transformó su condición de país pequeño en una fortaleza, convenciendo a los Estados Unidos de que una nueva política hacia el Canal era necesaria” (p. 128).
El tercer caso analizado es el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), que entró en vigencia el 1 de enero de 1994. El eje de este capítulo es mostrar cómo, durante la presidencia de Carlos Salinas de Goltari, México recalculó su interés nacional, tras la crisis de la deuda de 1982, y se focalizó en garantizar el libre mercado, atraer inversión extranjera y profundizar los vínculos comerciales con Estados Unidos, para lo cual la firma de un TLC pasaba a ser un objetivo primordial. Long detalla cómo el gobierno de ese país se involucró en los asuntos domésticos de su poderoso vecino del Norte, y hasta hizo un intenso lobby en el congreso, cuando debió ratificarse el tratado, con apoyo de parlamentarios demócratas y republicanos. Más allá del “éxito” que supuso para Salinas de Goltari la puesta en funcionamiento de este acuerdo, Long reconoce al final del capítulo que el NAFTA, a pesar de las promesas, no catapultó a México al “Primer Mundo”.
El último objeto de análisis es el Plan Colombia. Contra la interpretación de que el mismo fue parte del diseño imperial en la posguerra fría, impuesto a una desesperada y reacia Bogotá, o fue una perversión del plan original de paz propuesto por el presidente Andrés Pastrana, o un modelo exitoso de “construcción de estado” de acuerdo a la seguridad nacional de Estados Unidos, para Long fue más bien una iniciativa del mandatario colombiano, teniendo en cuenta las condiciones adversas que enfrentaba su gobierno y cómo el mismo era percibido en Washington. Tan polémico es el tema que el capítulo correspondiente incluye un apartado sobre las diversas interpretaciones del Plan en la bibliografía especializada. Luego desarrolla una detallada cronología de las negociaciones, incluyendo las sucesivas versiones del acuerdo bilateral, y destacando las rupturas y continuidades entre los acuerdos Pastrana-Clinton y la impronta Uribe-Bush, posterior a los atentados de septiembre de 2001. Tomando a Arlene Ticker, Long caracteriza al Plan Colombia como una “intervención por invitación”, descartando la extendida visión de que fue escrito en el Departamento de Estado.
  En las Conclusiones, Long afirma que los cuatro casos analizados ilustran cómo “los líderes latinoamericanos pueden, a través de ciertas estrategias y bajo ciertas condiciones, influir en la política exterior de Estados Unidos, a pesar de sus posiciones más débiles en relaciones bilaterales que son asimétricas” (p. 217). En esta consistente obra, pretende mostrar cómo diversos presidentes de países pequeños lograron no sólo defender con éxito los intereses de los mismos, sino incluso incidir en la política doméstica estadounidense, para modificar la forma en que el gigante del Norte se relacionaba con la región. Según el autor, los estados más débiles, en determinadas circunstancias, pueden imponer sus intereses frente a los más poderosos. La inferioridad material puede ser transformada en una fortaleza, cuando logran reivindicar principios como los de la justicia y la soberanía, e incluir a otros estados en el reclamo. Los pequeños estados, en general, pueden concentrar su agenda exterior en un tema, mientras que los estados centrales deben dispersar su atención en un conjunto amplio de objetivos diplomáticos. Los estados latinoamericanos pueden ganar más apelando a la búsqueda de soluciones cooperativas y a la acción diplomática persistente, que a través de confrontaciones agresivas o exacerbando las formas de autonomía.
Entendemos que más allá de los méritos mencionados (el aporte de la corriente “internacionalista”, que permite superar las visiones unilaterales predominantes; el trabajo como múltiples archivos y documentos diplomáticos, no sólo de Estados Unidos; la incorporación del punto de vista de los negociadores latinoamericanos, a través de las entrevistas; la complejización de las relaciones asimétricas, incorporando los intereses y acciones de los actores más débiles), quizás sea necesario complejizar aún más el vínculo entre los intereses del centro imperial –Estados Unidos- y las clases dominantes latinoamericanas. Identificar el “interés nacional” mexicano con el del gobierno neoliberal de Salinas de Goltari, por ejemplo, lleva a realizar un análisis demasiado benevolente del NAFTA y de la subordinación de la política exterior de ese país a Washington. Algo similar puede mencionarse respecto al Plan Colombia. Quizás sea demasiado simplista señalar que las clases dominantes latinoamericanas sean una mera “correa de transmisión” o un instrumento de la dominación imperial, ya que poseen sus propios intereses, no siempre coincidentes totalmente con los de la metrópoli. Pero eso no implica, de ningún modo, que no operen en forma asociada. Así, mostrar que en estos cuatro casos la iniciativa la tuvieron mandatarios latinoamericanos, no alcanza para concluir que el Tratado de Libre Comercio no fue funcional a los intereses del gran capital estadounidense y perjudicial para las mayorías populares en México. O que la militarización que se desplegó con el Plan Colombia no fue impulsada por el Pentágono para profundizar la hegemonía estadounidense no sólo en ese país, sino en el resto de la región. O sea, falta indagar hasta dónde los intereses imperiales determinan cuál es el margen de acción y la suerte de estas iniciativas latinoamericanas.
Más allá de que no extraemos las mismas conclusiones que el autor, creemos que este libro es un aporte fundamental para conocer con mayor profundidad los pormenores de los cuatro casos históricos analizados, y a la vez abordar las relaciones interamericanas desde una perspectiva crítica y revisando lugares comunes que se repitieron por décadas, con un alto grado de desconocimiento de los procesos de negociación reales. Que desde la academia anglosajona se aborden esas relaciones superando las visiones estadounidense-céntricas ya es una excelente noticia. Cuestionar la subordinación a los intereses imperiales que reivindican parte de las clases dominantes locales supone conocer en profundidad los procesos históricos, con sus contradicciones, alcances y límites.

lunes, 16 de octubre de 2017

Presentación de libro sobre la dictadura brasileña: "Dijeron que volví americanizado", Miércoles 1 de noviembre, 18hs, FLACSO





 
El “Programa de Estudios del trabajo, movimiento sindical y organización industrial” del Área de Economía y Tecnología de FLACSO cordialmente invita a la presentación del libro: “Disseram que voltei americanizado: relações sindicais Brasil-Estados Unidos na ditadura militar”, (Editora UNICAMP, 2017). El panel contará con la participación de su autora, la Dra. Larissa Rosa Corrêa (PUC-Rio, Brasil), y los comentarios de:

Andrés Stagnaro (IdIHCS- UNLP-Conicet)
Leandro Morgenfeld (UBA, IDEHESI- Conicet)
Victoria Basualdo (AEyT de FLACSO- Conicet)

El evento se realizará el miércoles 1 de noviembre a las 18 hs. en el auditorio “Emilio Mignone” de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO Argentina), Tucumán 1966, CABA, con entrada libre y gratuita.

Breve presentación del libro:
El libro analiza el papel del sindicalismo norteamericano en Brasil en las décadas de 1960 y 1970. Con foco en las acciones de la mayor central sindical de Estados Unidos, la AFL-CIO, y de las entidades financiadas por ella, la autora investiga las actividades educacionales que promovieron la implantación del llamado sindicalismo “libre y democrático” para el combate al comunismo en el país. El estudio expone las contradicciones, así como los límites y los desafíos de la política sindical internacional de la AFL-CIO respecto de los intereses políticos y económicos del régimen militar. Las tensiones diplomáticas en torno del mundo del trabajo llaman la atención respecto de la complejidad de las relaciones transnacionales ocurridas en el período de la Guerra Fría.

Sobre la autora:
Larissa Rosa Corrêa, es profesora del Departamento de História de la Pontifícia Universidade Católica do Rio de Janeiro (PUC-Rio) y doctora en Historia Social por la Universidade Estadual de Campinas (Unicamp). Es la autora de dos libros: "Disseram que voltei americanizado. Relações sindicais Brasil-Estados Unidos na ditadura militar", editora da Unicamp, 2017, y el libro "A tessitura dos direitos: patrões e empregados na Justiça do Trabalho, 1953-1964", São Paulo: LTr, 2011. Sus áreas de interés se vinculan con el análisis del movimiento sindical, las relaciones Brasil-Estados Unidos en la Guerra Fría, las dictaduras militares en el Cono Sur, así como temas vinculados con el campo del derecho laboral y los trabajadores en América Latina.

Breve presentación de los participantes:

Andrés Stagnaro es Doctor en Historia por la UNLP, profesor de Historia Americana II en la misma casa de estudios. Ha realizado indagaciones comparativas sobre el surgimiento de la justicia del trabajo y el derecho laboral en Argentina y Brasil. Actualmente se encuentra investigando sobre las relaciones entre las diferentes escalas de organización sindical (local, nacional, regional e internacional) y sus vínculos con diversos actores estatales,organismos internacionales,etc. en base a la expansión del sindicalismo libre desde mediados de la década del treinta.

Leandro Morgenfeld es Doctor en Historia. Profesor de la Universidad de Buenos Aires. Investigador Adjunto del IDEHESI- CONICET. Es co-Coordinador del GT CLACSO “Estudios sobre Estados Unidos”, y autor de numerosas publicaciones académicas en revistas y libros especializados, así como del libro Vecinos en conflicto. Argentina y Estados Unidos en las conferencias panamericanas (2011), de Relaciones peligrosas. Argentina y Estados Unidos (2012) y del sitio www.vecinosenconflicto.com

Victoria Basualdo es Ph.D in History por la Universidad de Columbia (NY, USA), investigadora del CONICET, coordinadora del Programa “Estudios del trabajo, movimiento sindical y organización industrial” en el Área de Economía y Tecnología de FLACSO Argentina y Profesora de la Maestría en Economía Política (FLACSO) y en otras instituciones académicas. Es autora de numerosos artículos, capítulos y libros en publicaciones académicas sobre temas vinculados con la historia del sindicalismo de base en grandes fábricas argentinas, y las transformaciones de la organización sindical y la clase trabajadora desde la década del 70 hasta la actualidad en Argentina y América Latina.

domingo, 8 de octubre de 2017

Paneles del Grupo de Trabajo Estudios sobre Estados Unidos, de CLACSO, en la III Conferencia de Estudios Estratégicos, CIPI-ISRI, La Habana, Cuba



                                                    

III Conferencia de Estudios Estratégicos

“Transición hacia un nuevo orden internacional:
desafíos, amenazas y oportunidades”

Del 11 al 13 de Octubre de 2017
La Habana, Cuba
                    
Miércoles 11 de Octubre
 

Aula No. 307

15:30 - 17:30      ---  Panel: “La nueva correlación de fuerzas en los Estados Unidos de América” (1)
Moderador: Dr. Marco A. Gandasegui, Universidad de Panamá, Panamá
1.        Trump: una mirada a sus estrategias. Dr. Luis A. Suarez Salazar, UNEAC, Cuba.
2.        América Latina y el Caribe: entre el peso de la visión unipolar y el diseño estratégico de un orden multipolar. Dr. Darío Salinas Figueredo, Universidad Iberoamericana,  México.
3.        Perspectivas de los movimientos sociales y fuerzas políticas progresistas en América Latina en un contexto de reconfiguración política de la región. Dr. Jaime Zuluaga Nieto, Universidad Nacional de Colombia.
4.        Trump: Peligro y oportunidad para Nuestra América. Dr. Leandro Morgenfeld, Universidad de Buenos Aires, Argentina.
5.        Estados Unidos contra la globalización?  Dr. Dídimo Castillo, Universidad Autónoma de México, México.

 Jueves 12 de Octubre


Aula No. 307

11:30 - 13:30      ---  Panel: “La nueva correlación de fuerzas en los Estados Unidos de América” (2)
Moderador: Dr. Luis A. Suarez Salazar, UNEAC, Cuba.
1.        Donald Trump y el ascenso de la derecha estadunidense: Crisis del liberalismo, caos sistémico e impactos sobre la orden internacional. Dr. Carlos Eduardo Martins, Universidad Federal de Rio de Janeiro, Brasil.
2.        Continuada decadencia en materia de Ciencia-Tecnología-Innovación. Retos y oportunidades para América Latina y Caribe. Dr. Fabio Grobart Sunshine, CIEI-UH, Cuba.
3.        Relaciones EEUU - Rusia y el regreso de la Confrontación: Retos y Oportunidades.    MSc. Santiago Pérez Benítez, Subdirector del CIPI, Cuba.
4.        Trump en su laberinto. Dr. Marco A. Gandasegui, Universidad de Panamá, Panamá
5.        Estados Unidos y la nueva correlación de fuerzas político-ideológicas: la dimensión interna. Dr. Jorge Hernández Martínez, CEHSEU-UH, Cuba.