jueves, 16 de noviembre de 2017

Estados Unidos: Más militarismo y menos negociación: ¿serán éstas las consecuencias de los recortes en los servicios diplomáticos del país?




Atrapados en la incertidumbre

Detrás de la Noticia (Eva Gollinger), RT en español

Donald Trump deja a los inmigrantes sin oportunidades. Su Gobierno está desmantelando el programa que durante más de 2 décadas permitía residir en EE.UU. a los afectados por la guerra o por desastres naturales. Más militarismo y menos negociación: ¿serán estas las consecuencias de los recortes en los servicios diplomáticos del país? EE.UU. es el único Estado que no forma parte del Acuerdo de París. Muchos reflexionan sobre si el futuro del planeta puede depender de un solo país.









martes, 14 de noviembre de 2017

#FueraOMC: Los múltiples impactos en la vida de las trabajadoras

#FueraOMC: Los múltiples impactos en la vida de las trabajadoras


#FueraOMC: Los múltiples impactos en la vida de las trabajadoras

                                        
Patricia Laterra (*)
www.marcha.org.ar

La Organización Mundial del Comercio realizará su 11º Conferencia Ministerial en Argentina del 10 al 13 de diciembre. ¿De qué se trata la agenda de la OMC y por qué es un tema importante para mujeres, trans, travestis, lesbianas y la disidencia sexual?¿En qué consisten las actividades en la Semana de Acción Global? Una serie de organizaciones se preparan para participar de de la Cumbre de los Pueblos en la Semana de Acción Global contra el libre Comercio.


Una de las primeras cuestiones a pensar es que la 11° Conferencia Ministerial en Argentina pone en agenda el tema: la renovación del programa de liberalización económica y con ella las corporaciones y su impacto en la vida de la población. Son las corporaciones quienes comandan las agendas neoliberales por encima de los gobiernos. Las corporaciones regulan nuestras vidas y las corporaciones quieren que no las regulemos.
Pero, ¿de qué se trata el libre comercio y por qué es un tema importante? Los acuerdos comerciales que incluyen cuestiones como inversiones y regulaciones estatales, tienen efectos concretos y cotidianos. Nuestra vida es modificada y estructurada por las corporaciones, las multi y transnacionales. Su incidencia va desde la calidad de lo que comemos, qué enfermedades contraemos, a qué tratamientos podemos acceder y hasta cómo son nuestras condiciones laborales. Es decir que, intervienen activamente en el funcionamiento del sistema educativo y de salud que podemos gozar así como también del acceso a bienes de primera necesidad como agua, alimentos, medicamentos, servicios públicos esenciales, pero también bienes culturales y conocimientos se pueden ver afectados por estos tratados de libre comercio que, al buscar modificaciones en las regulaciones de los Estados, marcan las posibilidades de más ganancias para las empresas. En ese sentido, hoy vemos como el modelo cambiemos está dando claras muestras que se encuentran alineados con el obrar de las corporaciones, esta es su realidad y su horizonte, menos regulación económica y posibilidad de más rentabilidad para las empresas.
¿Cuáles son los puntos de la 11° Conferencia Ministerial?
Dentro de los puntos a discutir se encuentran: acuerdos comerciales (como en el que se avanza con la Unión Europea y el Mercosur), las reglas para la facilitación de inversiones, esto es el libre flujo de inversiones, que propone que los países hagan más transparentes sus regulaciones hacia los inversores, el e-commerce (comercio electrónico) y el libre flujo de datos con la idea de que los Estados no puedan regular el comercio electrónico, ni incorporar impuestos a esas transacciones, la potenciación de las asociaciones público-privadas (PPP), temas en materia de agricultura y pesca, y cuestiones siempre relacionadas a las determinaciones sobre regulaciones nacionales.
Por lo tanto, hablamos de tratados de libre comercio, pero no son solo eso sino también la liberalización y el libre flujo de las inversiones. Uno de los cambios, actual punto de tensión en las discusiones previas, es que hoy el foco está puesto en los formatos bilaterales o regionales, a diferencia de años anteriores donde los ojos estaban puestos en los grandes acuerdos multilaterales como lo son Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) o el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) o como lo fue la mal logrado Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).
Si bien estos acuerdos parecen lejanos a nuestros problemas cotidianos no debemos perder de vista que son las corporaciones quienes marcan el pulso de las agendas neoliberales de los gobiernos. El hecho de que el actual gobierno pida explícitamente que la Ministerial de la OMC y que el próximo G-20 -que se reúne el año que viene- se realicen en Argentina no es un dato menor. Quieren demostrar a las corporaciones que la agenda nacional está en línea con sus intereses, con la seguridad jurídica que sus negociaciones proponen y que en gran medida viene asociado a la flexibilización y precarización de la vida de las y los trabajadores. Sin dudas, la próxima Ministerial de la OMC se inscribe en una nueva ofensiva neoliberal que retoma el papel de esta institución en la globalización comercial y financiera.
Impactos en la vida de las trabajadoras
Hoy vemos como en el discurso mediático-político vuelve a instalarse la flexibilización laboral como una fuente de promoción para la creación de empleo. La flexibilización laboral es un tema más que sensible en nuestras sociedades y sobre todo en la vida de las mujeres, trans, lesbianas y bisexuales y aún las más jóvenes (en nuestro país la tasa de desempleo de las sub 29 alcanza al 20,1%, esto es una de cada 5 mujeres en la población económicamente activa). La evidencia empírica nos demuestra que estas políticas comerciales y de inversiones no han sido efectivas para la creación de más empleo y si lo consiguen, es a costa de la incorporación de las trabajadoras en formas muy precarizadas y en puestos de menor calificación. Este impacto pudo ser analizado, por ejemplo, en las maquilas e industrias de ensamblaje (México, China, Pakistán, India) donde buscaban para trabajar en ellas perfiles específicos de mujeres: pobres, jóvenes, migrantes las cuales se las traslada de grandes contingentes, sujetas sin lazos familiares para que no tengan cargas de trabajos de cuidados ni relaciones familiares que atender.
Podemos ver entonces, en la historia reciente cómo los tratados de libre comercio se basan en la desigualdad de género para la atracción de las inversiones, que buscan ocupar grandes contingentes de mujeres a muy bajos salarios (y por ende costos) constituyendo lo que se conoce como cadenas globales de producción.
Ahora bien, estos tratados no tienen solo impacto en el mercado de trabajo sino también en las políticas de regulación de los Estados, y es ahí donde buscando la mayor rentabilidad para las empresas estas políticas impactan en la macroeconomía, reduciendo el gasto público, de repercusión inmediata en la política pública y social y en las condiciones de vida de las mujeres, lesbianas, trans, travestis que en general vivencian una posición económica desigual y más retrasada, sobre todo las más pobres y racializadas, en nuestras sociedades.
Por lo señalado, menos políticas públicas y de protección social implican peores condiciones de vida para las mujeres, trans, travestis y lesbianas, lo que conlleva una relación de mayor exposición entre las desigualdades y la violencia. En los contextos de crisis y ajuste vemos cómo se extenúan tanto las jornadas de trabajo como el aumento del tiempo de trabajos de cuidados no remunerados. Es aquí donde vemos el aumento de la feminización de la pobreza, pero también del tiempo: los ajustes cierran por el tiempo (no)disponible, más ajustes es más tiempo de trabajo de cuidados no remunerados, más horas para poder garantizar la sostenibilidad de la vida. Una mayor rentabilidad para las empresas implica peores condiciones para la sostenibilidad de la vida en su integridad lo que pone en riesgo la justicia de género.
En Argentina una de las señales en sintonía con la búsqueda de rentabilidad empresaria, es la próxima reforma laboral que está impulsando el gobierno, que cuenta entre sus puntos centrales la extensión de la jornada laboral entre otros retrocesos en materia de derechos laborales. Esto implicaría en concreto, entre otros efectos, que a las ya extensas jornadas de trabajo doméstico se le sumen más horas de trabajo remunerado. Lo cual va en evidente detrimento de poder vivir vidas menos desiguales, porque cada minuto más que se agrega o suma a las ya extensas jornadas pesa diferencialmente en las trayectorias de vida de las trabajadoras. Desde el punto de vista de género la reforma laboral en su conjunto amplifica las desigualdades ya existentes.
Invitación al Foro Feminista Frente al Libre comercio
En un contexto de ajuste fiscal y con una agenda marcada por las corporaciones, vemos la importancia y necesidad de analizar los impactos y las alianzas posibles para revertir estas políticas. El Foro Feminista propuesto para la próxima Semana de Acción Global entre el 7 y el 13 de diciembre “tiene como objetivo reunir e intercambiar experiencias en distintas actividades, talleres y paneles que permitan caracterizar el contexto macroeconómico, de mercantilización y financiarización de la naturaleza, de los bienes comunes, de la vida y de acumulación por expoliación de cara a estas políticas concretas que llevan los Estados de acuerdo a la agenda de la OMC”.
El foro contará con paneles e intervenciones disparadoras de activistas feministas de distintos países: Ranja Sengupta (INDIA), Graciela Rodríguez, Corina Rodríguez Enríquez, Norma Sanchís, Alma Espino y Flora Partenio entre otros invitados e invitadas todavía a confirmar.
Será el 11 de diciembre en la Facultad de Sociales en el Marco de la Semana de Acción Global y la Cumbre de los Pueblos y se propone culminar con “una gran asamblea feminista que permita pensar y tejer de estrategias para enfrentar al agenda de la liberalización comercial y el G-20 que se dará el año que viene en Argentina”. También se generarán acciones que impulsan la red DAWN y la Red de Género y Comercio en el próximo 14° Encuentro Feminista Latinoamericano y Caribe (EFLAC) a realizarse en entre el 23 y 25 de noviembre en Uruguay.

(*) Activista y economista feminista en el Espacio de Economía Feminista de la Sociedad de Economía Crítica

lunes, 13 de noviembre de 2017

Leandro Morgenfeld: “Trump es mucho más débil de lo que pretende mostrar”

Leandro Morgenfeld: “Trump es mucho más débil de lo que pretende mostrar”


Leandro Morgenfeld: “Trump es mucho más débil de lo que pretende mostrar”


           

Notas. Periodismo Popular


El pasado 8 de noviembre se cumplió un año de la elección de Donald Trump como presidente de EE.UU. El historiador e investigador Leandro Morgenfeld analizó en diálogo con el programa “Mondo Bongo” (FM La Patriada), las características de su gobierno tanto en lo que refiere a su política hacia América Latina como dentro del territorio estadounidense.

- A un año de la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de EE.UU,. ¿en qué estado se encuentra el vínculo entre Washington y América Latina?

– La elección de Trump generó un cimbronazo a nivel mundial. En ese sentido para analizarlo es bueno ver qué continuidades y qué rupturas hay en relación a los gobiernos anteriores.
Hay un gobierno permanente de EE.UU. -más allá de quien ocupe la Casa Blanca- que son las grandes corporaciones, el complejo militar-industrial, el entramado de los servicios de inteligencia. Esto acota el margen de acción de los sucesivos gobiernos temporales.
En ese sentido, independientemente de las características de Trump, hay muchos elementos de continuidad en relación a la política exterior y puntualmente de América Latina. Pero también hay singularidades y rupturas que hay que analizar.

- Considerando las continuidades y rupturas, ¿cuáles son las características específicas de la política exterior actual?

– Si uno tiene que pensar la política exterior hay tres características para entenderla. Una: es mucho más unilateral que la que desplegaba Barack Obama que apelaba al multilateralismo. Trump tiene un desprecio por todas las negociaciones, ya sea regionales (por eso se retiró del Acuerdo Transpacífico) o multilaterales: todo el tiempo denosta a la ONU, a la propia OTAN, se retiró de la UNESCO, dice que la Organización Mundial de Comercio (OMC) no sirve.

Donald TrumpLa segunda característica es que se trata de una política exterior mucho más militarista. Deja de lado los elementos del soft power, vinculados con los aspectos de lo que se llama el “imperialismo moral” de EE.UU., es decir la ayuda económica y al desarrollo. Y apuesta por el hard power. Ya tiró más bombas que Obama y aumentó el presupuesto militar.
La tercera es el carácter injerencista. Esa idea de que se iba a replegar y tener cierto aislacionismo se demostró falsa. Esto se puede ver en la posición que tiene contra Cuba, contra Venezuela y en otros lugares del mundo.
Si tenemos que pensar en América Latina podemos ver tres países que están sufriendo esta política. El primero es México con el tema de la extensión del muro, porque hay que decir que desde los años ’90 ya existe y ocupa un tercio de los tres mil kilómetros de frontera.

- En general cuando Trump habla pareciera que no existiera el muro.

– Exacto, hay dos cosas ahí. Por un lado que lo empezó Bill Clinton, lo siguieron George W. Bush y Obama. Y además no va a hacer un muro en toda la frontera. Ahí hay una continuidad.
Pero el hecho de reforzar las patrullas, darle más presupuesto, tener una política más agresiva y denostar discursivamente a los latinos, es un dato preocupante.
Lo otro es que va a reforzar las deportaciones, que también ya existen. Obama deportó entre dos millones y medio y tres millones de personas en sus ocho años de gobierno.
También está el tema de la salida del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés) que nos lo vendían como una panacea. Era el prólogo del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA).
México padeció muchísimo con el ingreso al NAFTA porque hoy el 80% de sus exportaciones van a EE.UU. Si le cierran un poquito la canilla de las compras el país entraría en una crisis sin precedentes.

- Trump está utilizando la herramienta comercial para presionar. Hace pocos días entraron en vigencia nuevas sanciones contra Cuba que van a afectar al turismo que es clave en la economía de la isla.

– Sí, la intención es poner un torniquete para frenar la avalancha de turistas estadounidenses que llegaron a Cuba entre 2016 y lo que va de 2017. Eso en una isla que tiene hoy una situación económica relativamente compleja, es un problema.
Es decir, no sólo no va a levantar el bloqueo ni devolver el territorio de la base de Guantánamo que ocupan hace 100 años, sino que además está reforzando lo que Obama había aflojado.
Y finalmente el otro país es Venezuela. En agosto hizo la amenaza de una intervención militar directa. Las sanciones económicas de ahora lo único que quieren es impulsar la caída del gobierno que fue revalidado en las elecciones regionales y generar una crisis que haga inaguantable la situación en el país.

- Esta semana hubo ejercicios militares, supuestamente con fines humanitarios, en la Triple Frontera de Brasil, Paraguay y Argentina con la participación de EE.UU. De eso no se habló mucho pero ¿qué lectura hay que tener al respecto?

– Es algo muy grave y muy preocupante porque Brasil había tenido una política de evitar la injerencia de EE.UU. en una zona estratégica como es la Amazonía.
Ahora el gobierno ilegítimo de Michel Temer convalida un ejercicio militar conjunto con el Comando Sur, Perú y Colombia, de esa forma está permitiendo que Washington meta una pata donde hasta ahora no había podido. Entonces hay una combinación del recrudecimiento del hard power y gobiernos que son proclives a aceptar este injerencismo.
img_8355-copyCuando vemos un discurso que dice que es importante que las fuerzas armadas se involucren en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo, se avala la reorientación de estas hacia el control interno. También que vuelvan a ingresar las agencias de inteligencia y tiene que ver además con una cuestión económica que es la venta de armamento.
El complejo militar-industrial está vendiendo más armas que nunca y América Latina, dentro de ese paquete, es un cliente importante.
Por eso Trump es un gran peligro para todos los que pretendemos una relación más equilibrada con EE.UU. Porque tiene una retórica fuertemente racista, por la promoción de las deportaciones, por el fuerte proteccionismo comercial selectivo. Ellos quieren que el resto aplique el libre comercio, pero son muy proteccionistas como lo estamos sufriendo ahora con el biodiesel, pero también con la carne y los limones.

- Durante su campaña Trump utilizó la consigna ‘Make America great again‘ (‘hacer América -EE.UU.- grande otra vez’), mediante la cual ganó mucho respaldo incluso de sectores obreros. ¿Cómo está funcionando la economía estadounidense hacia adentro y cómo se combina con esta política exterior guerrerista?

– Más allá de su discurso en favor de una reindustrialización de EE.UU., hay una crisis o al menos un declive relativo de la hegemonía norteamericana y Trump pretende revertir eso. Además hay que decir que la política económica es muy funcional a los intereses del establishment. De ninguna manera lo está enfrentando.
Wall Street está ganando como nunca antes, puso a un miembro de Goldman Sachs al frente de la Secretaría del Tesoro, tiene un proyecto de reforma impositiva de rebaja brutal de los impuestos a los más ricos y las corporaciones. No está gobernando de ninguna manera en beneficio de los trabajadores y tiene un fuerte discurso antisindical.
Lo único hacia adentro de EE.UU. muy interesante es que está habiendo una resistencia de muchos sectores sociales como no había hace años. No sólo de las minorías, de los inmigrantes, también están las mujeres y el movimiento obrero que están enfrentando esta política que lo único que hace es transferir recursos de los que menos tienen a los que más tienen.
Y Trump es mucho más débil de lo que él pretende mostrar. Por eso los índices de aprobación interna son muy bajos y lo resiste una parte del establishment con lo cual no se puede descartar un posible juicio político.
Esto plantea una posibilidad para América Latina porque si bien muchos gobiernos pretenden alinearse con EE.UU. les es más difícil con Trump porque es uno de los presidentes estadounidenses que más rechazo genera en la región.
Obama era un lobo con piel de cordero, mientras que Trump expresa los valores más reaccionarios de una política imperialista sin demasiados velos.

Cumbre de la OMC en Buenos Aires: los límites a la soberanía digital



CANAL ABIERTO

La integrante de la asamblea Argentina Mejor sin Tratados de Libre Comercio (TLC), Evelin Heidel analiza los alcances de un posible acuerdo internacional que refuerce la ausencia de regulaciones en materia de comercio electrónico y el intercambio transfronterizo de datos. 

domingo, 12 de noviembre de 2017

Charla debate: Migración sin OMC



Este jueves 16/11 nos juntamos para discutir los efectos del libre comercio y las políticas de la OMC sobre los pueblos, especialmente sobre las y los migrantes.

Jueves 16/11, 18hs
Pueyrredón 19, piso 2, CABA
Entrada libre y gratuita
No te lo pierdas! #FueraOMC

TALLER DE CAPACITACIÓN PARA PERIODISTAS: “DICIEMBRE DE 2017: LA OMC Y LA CUMBRE DE LOS PUEBLOS”





TALLER DE CAPACITACIÓN PARA PERIODISTAS:

“DICIEMBRE DE 2017: LA OMC Y LA CUMBRE DE LOS PUEBLOS”



CUÁNDO: jueves 16 de noviembre, 11 a 13 hs.

DÓNDE: Facultad de Ciencias Sociales, UBA. Santiago del Estero 1029, CABA. Aula: SG 300 (3° piso)



La Organización Mundial del Comercio (OMC) tendrá su 11ª Reunión Ministerial en Buenos Aires entre el 10 y el 13 de diciembre de 2017. Poco se dice en los medios al respecto.

¿Qué es la OMC y cuál es su historia? ¿A qué intereses responde?

¿Qué cosas están en juego en las decisiones que se tomen en diciembre? ¿Cuáles son las “novedades” que se intentarán imponer en la agenda?  ¿Por qué se eligió Buenos Aires como sede y por qué es tan importante para los países del sur?

Si sos periodista y querés saber más sobre estas cuestiones, te invitamos al taller de capacitación para periodistas que darán especialistas en el tema del campo académico y popular en forma gratuita.  

El espacio Confluencia Fuera OMC está conformado por organizaciones sociales, sindicales, antiextractivistas, ambientales, de educación, de pueblos originarios, de género y asambleas autoconvocadas de Latinoamérica, que están organizando una Semana de Acción Global contra la OMC del 7 al 13 de diciembre y una Cumbre de los Pueblos "Fuera OMC - Construyendo Alternativas" del 11 al 13, cuando esa institución representativa del libre comercio y de los intereses de las corporaciones transnacionales sesione en Buenos Aires.

Inscripción al taller (gratuita): prensa.fueraOMC@gmail.com




PROGRAMA DEL TALLER

Especialistas: Luciana Ghiotto, doctora en Ciencias Sociales e investigadora del CONICET, y Bettina Müller, politóloga del Instituto de Estudios y Formación de la CTA Autónoma, ambas integrantes de la Confluencia Fuera OMC.



- QUÉ ES LA OMC. UN POCO DE HISTORIA. QUÉ VIENEN A DISCUTIR A BUENOS AIRES EN DICIEMBRE.

-RELACIÓN DE LOS ESTADOS CON LAS TRANSNACIONALES.

-LOS CLÁSICOS: AGRICULTURA Y PESCA.

-LO NUEVO: EL E-COMMERCE.

-LAS MUJERES FRENTE A LA OMC.

-LA PROPUESTA DE LA CONFLUENCIA FUERA OMC: actividades, semana de acción y Cumbre de los Pueblos.

*Se entregarán materiales impresos, programa de las actividades de diciembre y listado de contactos y personalidades de renombre mundial que asistirán en dicha fecha.



Para más info: fueraomc.org


Twitter: @fueraomc2017


Confirmar participación al e-mail.

sábado, 11 de noviembre de 2017

Trump, a un año de su victoria


Leandro Morgenfeld sobre Trump, a un año de su victoria



Mondo Bongo - FM La Patriada

El historiador, profesor de la UBA e investigador del CONICET Leandro Morgenfeld analizó el gobierno de Donald Trump a un año de su victoria en las elecciones presidenciales. "La política exterior de Trump es más unilateral que la de Obama, Trump tiene desprecio por las negociaciones regionales o multilaterales.". "La política exterior de Trump es militarista y fuertemente injerencista.". "Quieren que los demás apliquen medidas de libre comercio pero ellos son fuertemente proteccionistas."





viernes, 10 de noviembre de 2017

Miedo! La Unión Europea y el Mercosur quieren anunciar en diciembre un acuerdo de libre comercio



El canciller Faurie con el vicepresidente de la Comisión Europea, Katainen.


Mercosur firmará el libre comercio con la Unión Europea
Acuerdo que mete miedo
Página/12
“Estamos muy cerca de lograrlo, ambos bloques promovemos la apertura económica”, sostuvo el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen. Preocupación entre industriales.

Antes de que termine el año la Unión Europea (UE) y el Mercosur sellarán su acuerdo de libre comercio. La afirmación fue realizada ayer por el vicepresidente de la Comisión Europea, Jyrki Katainen, al finalizar un encuentro con el canciller argentino, Jorge Faurie. “Estamos muy cerca de lo lograrlo, ambos bloques promovemos la apertura económica”, expresó el funcionario europeo al agradecer el impulso dado por el gobierno de Mauricio Macri para reactivar las negociaciones que eliminarán los aranceles y tarifas en el intercambio de bienes entre ambos bloques. La firma del acuerdo, prometió Katainen, “fortalecerá la confianza de los inversores europeos en Argentina”.
La realización del convenio que comenzó a negociarse en 2004 despierta preocupación entre distintos sectores pymes que generan la mayor parte del empleo industrial. Además de las implicancias de mediano plazo sobre el desarrollo industrial que representa el acuerdo, la UE excluyó de la negociación a las carnes bovinas, el biodiesel y el etanol. Se trata de los productos que concentran las mayores oportunidades para los sectores agroindustriales del Mercosur.
“La Argentina ha sido el ancla del nuevo impulso a las negociaciones entre nuestros bloques. No venimos a convencerlos de nada. Ahora, en la etapa final, que es la más difícil, necesitamos más apoyo de las partes interesadas”, manifestó ayer el vicepresidente de la Comisión Europea. El triunfo electoral de Mauricio Macri, el advenimiento de Michel Temer al poder en Brasil y el desplazamiento de Venezuela del bloque permitieron reactivar las negociaciones como pretendían los europeos que no dejaron pasar la oportunidad. En la lógica de la Casa Rosada es una carta más en el proceso de reinserción internacional del país que se suma a otras iniciativas como el intento de ingreso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. La liberalización, desregulación y apertura son pautas comunes en ambos procesos que, contra la evidencia histórica, se presentan como ineludibles para conseguir la confianza de los inversores. Katainen llegará hoy a Brasil: “La solución para llegar al acuerdo no va a ser mágica pero todos los grandes hechos de la humanidad se hicieron con esfuerzo y negociación”, lanzó el europeo.
“Este acuerdo va a ser fundamental para generar empleo; y tiene el potencial para aumentar las inversiones directas europeas, incrementar nuestras exportaciones, generar la internacionalización de nuestras pymes, eliminar barreras fitosanitarias y aumentar nuestra participación en las cadenas de valor” prometió ayer el ministro Faurie contra los pronósticos de gran parte de las cámaras empresarias industriales e incluso de algunos sectores agropecuarios de la región que cuestionan los términos del acuerdo.
No todos comparten la visión oficial. Carlos Bianco, ex Secretario de Relaciones Económicas Internacionales y actual asesor de la Secretaría de Relaciones Internacionales de la CTA de los Trabajadores, consideró recientemente que “estamos ante la consumación en tiempo real de una tragedia histórica para las posibilidades de industrialización y desarrollo futuro de Argentina, con consecuencias que serán irreversibles sobre el tejido industrial y la posibilidad de generar empleo de calidad y bien remunerado”. Los análisis de impacto existentes muestran que la concreción del acuerdo generará resultados comerciales positivos sólo en el caso de UE, mientras que Mercosur se verá perjudicado por un mayor déficit comercial bilateral y por la reprimarización de su producción y su oferta exportable.

jueves, 9 de noviembre de 2017

COLUMNA de Cecilia Nahón: a un año de la victoria de Trump

Logo

COLUMNA de Cecilia Nahón: a un año de la victoria de Trump

Mientras Trump avanza con su agenda neoconservadora y desreguladora, las elecciones del día martes en Estados Unidos otorgaron una contundente victoria a los demócratas y a una miríada de candidat@s mujeres, afro-americanos, trans, refugiados y latinos que son justamente el foco de los ataques y la furia de Trump. 

miércoles, 8 de noviembre de 2017

Grave: mientras todos los países rechazan las acciones unilaterales de Estados Unidos contra Cuba, Macri pide a Trump que imponga un embargo petrolero total contra Venezuela



Macri solicita a EE.UU. que imponga un embargo petrolero total sobre Venezuela

AméricaEconomía.com

Las sanciones impuestas por Trump a Venezuela en agosto de este año, sin embargo, no prohíben el comercio de crudo, lo que habría remecido a la industria petrolera y habría sumido a Venezuela en una crisis económica aún más severa, en medio de escasez de alimentos y una galopante inflación.
En entrevista con el Financial Times, el mandatario argentino mencionó que una eventual medida como esa contaría con amplio respaldo en Latinoamérica.
El presidente argentino, Mauricio Macri, sostuvo este martes en entrevista con Financial Times que el gobierno de Donald Trump debiese endurecer su postura hacia Venezuela e imponer un embargo total a las exportaciones petroleras del país sudamericano a EE.UU.
Macri -quien valoró las presiones diplomáticas del Grupo de Lima sobre el régimen de Caracas- sostuvo, sin embargo, que la región latinoamericana es todo lo que puede hacer. "Estados Unidos puede hacer más", afirmó el mandatario, quien cree "absolutamente" en que Washington debiese tomar la opción de un embargo total sobre las exportaciones petroleras de Venezuela a EE.UU.
"Creo que deberíamos ir a un embargo petrolero completo. Las cosas han empeorado y empeorado. Ahora, es realmente una situación dolorosa. La pobreza aumenta día a día, las condiciones sanitarias están empeorando cada día ", sostuvo Macri, según la información de Financial Times.
Macri, quien se encuentra desde el lunes en Nueva York hasta este miércoles y cuya primera actividad en suelo estadounidense fue homenajear a las víctimas argentinas del masivo atropello registrado en esa ciudad el martes 31 de octubre, estimó que una medida como esa contaría con amplio respaldo en Latinoamérica.
Cabe recordar que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó en agosto de este año un decreto que prohíbe realizar negocios con nuevas emisiones de deuda del Gobierno de Venezuela y de su petrolera estatal, en un esfuerzo por cortar los fondos que sostienen a la “dictadura” del presidente Nicolás Maduro, de acuerdo a la Casa Blanca.
El decreto prohíbe que los estadounidenses operen con nuevos bonos venezolanos, lo que dificultará la refinanciación de la fuerte carga de deuda de PDVSA. Los inversores esperaban que la empresa buscara aligerar sus próximos pagos mediante tales operaciones, como lo hizo el año pasado, lo que usualmente requiere nuevas emisiones.
La decisión también impide que la refinería de Venezuela en Estados Unidos Citgo Petroleum envíe sus dividendos al país sudamericano, dijo un funcionario de alto rango, en un nuevo golpe a las arcas de PDVSA.
La orden, sin embargo, no prohíbe el comercio de crudo, lo que habría remecido a la industria petrolera y habría sumido a Venezuela en una crisis económica aún más severa, en medio de escasez de alimentos y una galopante inflación.

* Con información de Financial Times, Reuters y Télam. 

lunes, 6 de noviembre de 2017

"Lanzar a los militares en la lucha contra el terrorismo es injustificado, disfuncional y peligroso"

El delicado papel de la Argentina

PARA LA NACION


El triunfo legislativo de Cambiemos parece querer llevar al presidente Mauricio Macri a acelerar una serie de reformas que durante el último semestre se fueron anunciando de modo dosificado. La ampliación de las misiones de las Fuerzas Armadas, incluyendo su activa participación a nivel interno e internacional en el combate contra el terrorismo, es una de ellas. El mensaje de altos funcionarios de Pro ha sido que existe la voluntad política de establecer primero decretos y modificar leyes después para borrar la estricta frontera entre la seguridad y la defensa que ha sido un pilar del consenso democrático desde 1983. Una parte, aún minoritaria, de la UCR -el partido que fue uno de los arquitectos de las leyes sobre defensa, seguridad e inteligencia- estaría interesada en revertir lo acordado social, política y jurídicamente entre 1988 y 2001. Algunos militares activos, oficiales retirados y expertos civiles están entusiasmados con la iniciativa. 
Por supuesto que no se trata de ser pasivos ni ingenuos frente al tema. Es claro que se deben adoptar desde el lado de la diplomacia, la seguridad y la inteligencia las medidas que prevengan y desmantelen operaciones terroristas. Sin embargo, lanzar a los militares en la lucha contra el terrorismo es injustificado, disfuncional y peligroso. Primero, en la Argentina aún están impunes los dos atentados sufridos en 1992 y 1994; el país está en la lista de "países principales" en cuanto al lavado de dinero (útil para narcotraficantes y terroristas) según el informe de 2017 del Departamento de Estado, y ha hiperpolitizado su sistema de inteligencia. Los problemas del pasado vinculados a la permisividad para la acción terrorista no se resuelven ahora introduciendo a las Fuerzas Armadas en funciones que no son de su competencia: se necesitan una inteligencia técnica, unos cuerpos de seguridad reformados, una justicia despolitizada, una estructura financiera realmente regulada y una diplomacia sin vaivenes costosos ni estridencias estériles.
Segundo, no hay evidencia seria respecto de la presencia en la Argentina de grupos terroristas de corte fundamentalista y alcance global. No hay informes internacionales ni documentos internos públicos y creíbles. Si alguna vez se especuló con la existencia de "células dormidas" ligadas a Al-Qaeda en la Triple Frontera hoy no hay indicio alguno de ello: una prolongada narcolepsia es la nota prevaleciente en un área muy vigilada por tres países del Cono Sur más Estados Unidos (y otros servicios de inteligencia). Distinto es el caso de que se quiera señalar a un conjunto de actores con escaso poder e influencia, pero muy movilizados y exigentes de derechos, y crear un nuevo enemigo interno, como durante la Guerra Fría, para librar ahora, adentro, la "guerra contra el terrorismo". Ya sabemos cómo termina eso: violación de derechos humanos y desprestigio de las Fuerzas Armadas.
Tercero, es factible que los que aspiran a que los militares "salgan a la calle" para perseguir presuntos terroristas también pretendan sacarlos al exterior para combatirlos. Eso se enmarca en un gradual cambio de las misiones de paz de la ONU, que se están convirtiendo en operaciones ofensivas contra el terrorismo y también en el pedido de Estados Unidos y la Unión Europea (Francia, en particular) de enviar tropas a Malí y la República Centroafricana: dos naciones africanas que viven sangrientos conflictos armados cruzados por motivaciones religiosas y prácticas terroristas. ¿Por qué sumarse a dos escenarios que ya han conocido la baja de cascos azules de la ONU y en los que no hay ningún interés vital en juego? ¿Se trata de asignar labores a militares argentinos en el exterior mientras en lo interno se ajusta el presupuesto de defensa y el reequipamiento de las Fuerzas Armadas se dilata en el tiempo?
Y cuarto, es incomprensible querer ponerse en el ojo del huracán del fenómeno terrorista. Ya sabemos, según el libro del ex subsecretario de Defensa Douglas Feith, que inmediatamente después de los atentados del 11 de Septiembre, el entonces secretario de Defensa Donald Rumsfeld contempló un ataque de retaliación en América del Sur, en la Triple Frontera, para así mostrar resolución aunque nada se hubiera originado ahí. ¿Para qué entonces ubicar a la Argentina en el epicentro de la violenta dinámica entre terroristas y Washington

Defensa Tesis: IZQUIERDA REVOLUCIONARIA Y MILITARES BOLIVARIANOS EN LOS ORÍGENES DEL CHAVISMO


Tenemos el agrado de invitarlos/as a participar de la próxima  Defensa de Tesis de la Maestría en Estudios Latinoamericanos  de la Universidad Nacional de San Martín.
Título de la Tesis

IZQUIERDA REVOLUCIONARIA Y MILITARES BOLIVARIANOS EN LOS ORÍGENES DEL CHAVISMO: EMERGENCIA DE UN ACTOR POLÍTICO MULTIFACÉTICO EN LA TRANSICIÓN ENTRE EL 
MBR-200 Y EL MVR 
Maestrando
Luis Wainer

Director
 Inés Nercesian


Miembros del Jurado 
Juan Francisco Martínez Peria
Leandro Morgenfeld
Amilcar Salas Oroño

La defensa tendrá lugar el miércoles 8 de noviembre de 2017, a las 15 hs. en el Edificio Volta de la UNSAM (Roque Sáenz Peña 832-844), 4 piso. 

Cumbre de la OMC en Buenos Aires: desregulación explícita y límites a la soberanía


CANAL ABIERTO

La investigadora del CONICET y especialista en relaciones económicas internacionales, Luciana Ghiotto explica los objetivos y posibles consecuencias de la reunión que tendrá lugar en nuestro país del 10 al 13 de diciembre

domingo, 5 de noviembre de 2017

Frenos y avances de la integración regional en América Latina (7 y 8 de noviembre)





Durante los días 6, 7 y 8 de noviembre de 2017, en la Ciudad de Buenos Aires, se llevará a cabo la reunión de trabajo del Grupo “Integración y Unidad Latinoamericana”, con el fin de intercambiar los avances de las investigaciones de cada miembro. En esta ocasión, se propondrá poner el acento en discutir respecto a:

- Evaluar críticamente las experiencias de integración regional en América Latina y sus complejidades;
- Analizar los cambios que están ocurriendo a nivel mundial, en términos económicos y políticos;
- Revisar las posibilidades de una nueva integración para nuestra región.
***
Adicional a las actividades de discusión interna del Grupo, se ha contemplado la realización de 2 seminarios abiertos al público.
“Cambios en el escenario económico y político en América Latina. ¿Una oportunidad para una nueva integración?”
7 de noviembre de 2017 - 18 hs.
Sala de Reuniones de IADE (Hipólito Yrigoyen 1116, 5º piso, CABA)
“Por una nueva integración en América Latina y por un Nuevo Multilateralismo”
8 de noviembre de 2017 - 18 hs.
Sala Auditorio Centro de la Cooperación (CCC), Av.Corrientes 1543, CABA)
***
Como resultado de la reunión de trabajo, se ha previsto elaborar 2 productos:
- Documento de análisis y propuestas para enfrentar la reunión ministerial de la OMC en diciembre de 2017.
- Libro con los artículos preparados por los investigadores.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Después de tres representantes con alto perfil y nivel como Jorge Arguello, Cecilia Nahón y Martín Lousteau, el nuevo embajador en Estados Unidos es Fernando Oris de Roa, empresario limonero

Fernando Oris de Roa, el nuevo embajador en Estados Unidos

Mauricio Macri designó al empresario Fernando Oris de Roa como embajador en Estados Unidos

La Nación
Tiene una vasta experiencia en el sector agropecuario y trabajó en el gobierno de la Ciudad el año pasado; el cargo estaba vacante hacía siete meses.

El presidente Mauricio Macri designó al empresario Fernando Oris de Roa como embajador en Estados Unidos, cargo que estaba vacante hacía siete meses, informó hoy el jefe de gabinete, Marcos Peña , a través de Twitter.
El mandatario anunció la designación dos días antes de viajar a Nueva York para buscar inversiones en Estados Unidos.
Como empresario, Oris de Roa se dedicó al sector agropecurario. Fue presidente de la Compañía Continental de Cereales por más de 20 años, entre 1970 y 1993, después de ocupar puestos gerenciales para el gigante cerealero en varios países, entre ellos, Estados Unidos, España y Suiza. Cuando dejó ese puesto, adquirió la empresa cítrica tucumana San Miguel, que estaba al borde de la quiebra, para convertirla en una de las mayores empresas exportadoras de limones del mundo.
En 2002, puso en pausa su carrera empresarial para estudiar una Maestría en Administración Pública en la Escuela de Gobierno de la Universidad de Harvard, en Boston, Estados Unidos.
Desde entonces, combinó su interés por las instituciones -que canalizó a través de su participación en el Consejo de Administración de Cippec (Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento)- y su carrera empresaria, que continuó por el camino del agro, con la fundación de empresa Avex, que dirigió entre 2003 y 2011.
En el plano internacional, fue asesor en temas institucionales del Corte Penal Internacional de La Haya entre 2003 y 2004. De esta manera acompañó a Luis Moreno Ocampo, a quien conoció en Harvard, en sus primeros años como fiscal jefe del tribunal.
En 2016, unió su interés por las instituciones y su experiencia como empresario al asumir como subsecretario de Inversiones de la Ciudad de Buenos Aires, dentro del Ministerio de Modernización que encabeza Andy Freire. Allí trabajó durante nueve meses, según su perfil de LinkedIn.
La experiencia de Oris de Roa en el sector agropecuario es un valor importante para su nueva función, después del conflicto por los limones entre los gobiernos de Mauricio Macri y Donald Trump .
Martín Lousteau renunció hace siete meses a la embajada de la Argentina en Estados Unidos para competir con su espacio, Evolución, en las elecciones legislativas de este año.

sábado, 28 de octubre de 2017

Las alternativas de Nuestra América ante Trump – Por Leandro Morgenfeld – Especial para NODAL


 

Las alternativas de Nuestra América ante Trump


Por Leandro Morgenfeld – Especial para NODAL

Nuestra América atraviesa una hora incierta, en la que se avizoran dos caminos en cuanto al vínculo con el Estados Unidos de Donald Trump. O se imponen los gobiernos derechistas, que están dispuestos a asumir un rol subordinado frente a la Casa Blanca, aún si quien la ocupa temporalmente sostiene un discurso xenófobo, anti-hispano y crítico de los acuerdos de libre comercio, o se construye una alternativa superadora, en oposición a la prepotencia injerencista y militarista que impulsa la principal potencia imperial.
El contexto es crítico. Como bien sintetizan Francisco Cantamutto y Agostina Costantino, “ALyC ya es afectada de diversas maneras por la crisis global. La región lleva varios años de escaso dinamismo, y las expectativas sobre el 2017 no parecen quebrar la tendencia. El ascenso de gobiernos de derecha en la región, con sus respectivos planes de ajuste, está lacerando el históricamente magro mercado interno local. El bajo crecimiento de la demanda mundial y los bajos precios de las materias primas ponen en problemas las posibilidades de crecer por la vía de la exportación. Para continuar esta senda, se deberán radicalizar aún más las tendencias al extractivismo y la superexplotación de la fuerza de trabajo. No en vano varios gobiernos han iniciado reformas laborales y fiscales apuntando en este sentido. A diferencia de los ’90, no hay ahora una afluencia de fondos disponibles para la región ni gran cantidad de activos para enajenar”[1]. Estos autores explican cómo el escenario es más adverso para la región a partir de la llegada de Trump, en términos comerciales, de inversiones, de remesas y de deuda. La coyuntura que enfrenta hoy América Latina es por demás compleja[2].
A gobiernos derechistas, como los de Macri, Temer o Peña Nieto, impulsores de los tratados de libre comercio y de la apertura económica indiscriminada, alinearse con el impopular Trump les hará pagar un costo político interno más alto que con Obama. Nuestra América debe avanzar con una agenda propia, descartar las estrategias aperturistas y subordinadas a Estados Unidos. El fracaso de las socialdemocracias europeas y del Partido Demócrata en Estados Unidos, que a pesar de su prédica progresista implementaron el ajuste neoliberal, tiene que ser una lección para las fuerzas populares y de izquierda. O se avanza con una crítica radical y se construyen alternativas, o la impugnación a la globalización neoliberal será aprovechada por los líderes neofascistas[3]. Los países del ALBA, en tanto, parecen haber registrado esta situación y salieron en marzo a criticar las iniciativas xenófobas de Trump y proponer diversas medidas para contrarrestarlas[4].
Además de humillar a México desde que era candidato y amenazar en agosto con una intervención militar directa en Venezuela, en las últimas semanas su blanco fue Cuba. La política de Trump hacia la isla es quizás es el ejemplo más ilustrativo y elocuente de cómo el magnate piensa las relaciones con los países latinoamericanos. El viernes 16 de junio, desde Miami y en un acto que pareció más propio de la época de la guerra fría, el presidente estadounidense puso un freno en el proceso de deshielo iniciado en 2014 por Obama. Rodeado de lo más rancio del anticastrismo, desplegó un agresivo discurso paternalista e injerencista. Más allá de que algunas de las medidas generarán complicaciones económicas en Cuba, lo más grave es el tono. El acto, de fuerte contenido simbólico, se realizó en la Pequeña Habana, en el Teatro Manuel Artime, justamente denominado así en honor del contrarrevolucionario que fuera el jefe civil de la Brigada 2056, aquella que invadiera la isla en Playa Girón, en abril de 1961 (“Es un honor estar en un teatro que lleva el nombre de un verdadero héroe del pueblo cubano… Estamos muy honrados de que nos acompañen los asombrosos veteranos de la Bahía de Cochinos”, dijo Trump). El presidente estadounidense habló luego del vice Mike Pence, el gobernador de La Florida Rick Scott, el senador de origen cubano y ex precandidato republicano Marco Rubio y el representante Mario Díaz-Balart (un día antes, este diputado había declarado: “Trump no está con los que reprimen al pueblo cubano como estaba Obama”[5]). Calificó al sistema político isleño como una “dictadura” y desplegó un discurso agresivo, que se emparenta con su irrespetuoso mensaje de noviembre pasado, cuando falleció Fidel Castro. Ante las mil personas que colmaban el teatro, declaró: “No queremos que los dólares estadounidenses vayan a parar a un monopolio militar que explota y abusa a los ciudadanos de Cuba y no levantaremos las sanciones hasta que se liberen los presos políticos”. Se refirió al gobierno de La Habana como el “brutal régimen castrista” y destacó que “haremos cumplir el embargo”. El acto fue la puesta en escena del retorno a la política agresiva que desplegaron sin éxito Eisenhower, Kennedy, Johnson, Nixon, Ford, Carter, Reagan, Bush, Clinton, Bush Jr. y Obama, al menos en su primer mandato.
Esta agresividad registró un nuevo capítulo hacia fines de septiembre. Tras denunciar un supuesto “ataque sónico” contra diplomáticos estadounidenses apostados en La Habana[6], el 29 de septiembre la Administración Republicana resolvió reducir al mínimo la misión diplomática en la isla. Hizo volver a 21 diplomáticos, congeló el otorgamiento de visas a cubanos y recomendó que sus ciudadanos no viajaran a Cuba. El 3 de octubre, además, resolvió expulsar a 15 diplomáticos cubanos que cumplían funciones en la embajada en Washington. El secretario de Estado, Rex Tillerson, quien aclaró que de todas formas no se rompían las relaciones diplomáticas, explicó: “La decisión se tomó por la incapacidad de Cuba de dar los pasos apropiados para proteger a nuestros diplomáticos de acuerdo con sus obligaciones bajo la Convención de Viena”[7]. Cedió así, una vez más, ante el poderoso senador Marco Rubio, quien aplaudió esta medida: “La embajada de los Estados Unidos en La Habana debería ser reducida a una sección de intereses y debemos estar preparados para considerar medidas adicionales contra el régimen de Castro si estos ataques continúan”[8].
Si en otro momento se hubiera esperado una reacción conjunta de rechazo por parte de los organismos latinoamericanos como la UNASUR o la CELAC, hoy la situación es otra y, salvo los países del ALBA, no hay una respuesta conjunta. Por eso señalamos que posiciones como las de Macri son un peligro para desarrollar una perspectiva de integración regional más autónoma. Parecen haberse consolidado en los últimos meses, pero enfrentan serios desafíos internos y también externos. Como señalamos más arriba, alinearse con alguien como Trump tiene un enorme costo para las derechas gobernantes. Trump es un líder neofascista que está siendo enfrentado por mujeres, inmigrantes, afroamericanos, latinos, musulmanes, estudiantes, ecologistas, sindicatos, organismos de derechos humanos y la izquierda en Estados Unidos. Propone más poder y presupuesto a las fuerzas armadas, rebaja de impuestos a los más ricos, ataca a los sindicatos y pretende horadar los derechos laborales y cualquier regulación medioambiental (el anuncio de su salida del Acuerdo de París, por ejemplo, le granjeó duras críticas dentro y fuera de Estados Unidos). No tiene nada de progresista y cualquier comparación con los llamados “populismos” latinoamericanos es improcedente: “Para construir una resistencia latinoamericana desde la izquierda hay que confrontar con Trump, creando vínculos de solidaridad con los manifestantes de Estados Unidos. Es poco realista fantasear con una alternativa global a Trump liderada por el Papa Francisco. En la batalla contra el exponente del imperio hay que apuntalar proyectos anticapitalistas. Es la única forma de recuperar conquistar y preparar caminos hacia la igualdad social”[9].
Hace poco más de un año y medio, en la Argentina, se repudió la visita de Obama, que coincidió con el 40 aniversario del golpe de estado del 24 de marzo de 1976. Hubo que soportar el enorme embelesamiento de la prensa hegemónica local para con la familia Obama (cubrieron sus actividades como si se tratara de una estrella internacional de rock). Con Trump, la situación no será igual. Si sobrevive a las iniciativas para realizarle un juicio político y todavía es presidente a mediados de 2018, visitará la Argentina para asistir a la Cumbre Presidencial del G20[10]. Allí va a enfrentar en las calles concentraciones similares a las que se produjeron en Mar del Plata, durante la IV Cumbre de las Américas, en noviembre del 2005, con las consignas No al ALCA y fuera Bush de Argentina y América Latina. El rechazo popular tiene incidencia en las relaciones internacionales. En junio se conoció la llamada telefónica de Trump a la premier británica Theresa May, en la cual le habría anunciado el aplazamiento de su visita a Londres, para evitar las masivas movilizaciones de repudio que se estaban organizando[11].
En síntesis, Trump es un gran peligro –sus iniciativas misóginas, xenófobas, anti-obreras, militaristas, injerencistas y contra cualquier protección del medio ambiente son una señal de alarma para el mundo entero-, pero a la vez una oportunidad, por el rechazo que genera, para retomar la integración latinoamericana con una perspectiva antiimperialista y anticapitalista, y al mismo tiempo ampliar la coordinación y cooperación política con las organizaciones de las clases populares que lo enfrentan en Estados Unidos. Con Trump, a la clase dominante estadounidense, y a sus gobiernos aliados en la región, se les complica desplegar el “imperialismo moral”. Con el actual ocupante de la Casa Blanca, les cuesta mostrar a Estados Unidos como el líder de los organismos multilaterales, que cuida las democracias, el planeta y los “valores occidentales”. Como declaró Julián Assange, el líder de Wikileaks, si Obama era “un lobo con piel de cordero”, Trump es un “lobo con piel de lobo”. Expresa el afán de dominio imperial sobre Nuestra América descarnadamente. Y eso puede incrementar el rechazo a la subordinación que despliegan las derechas regionales. Ante los dos caminos posibles, aceptar el dominio colonial, subordinándose a Estados Unidos, o avanzar en la postergada confluencia de Nuestra América, sólo el segundo permitirá una inserción internacional más autónoma, condición necesaria para avanzar en la construcción de un orden social menos desigual y depredatorio.
En Argentina, si bien se consolida electoralmente la Alianza Cambiemos, también surgen perspectivas alternativas para enfrentar los nuevos desafíos que plantea Trump. El 24 de junio de 2017 se conformó en la Argentina la “Confluencia Fuera OMC”, para promover la Semana de Acción Global contra el libre comercio, que tendrá lugar en Buenos Aires, en forma paralela a la ministerial de la OMC de diciembre. En julio, se dio a conocer la primera Declaración, a la cual adhirieron más de 150 organizaciones y redes de Argentina y otros países de la región y del mundo: “Las organizaciones y redes sociales, sindicales, de derechos humanos, territoriales, estudiantiles, de mujeres, políticas, campesinas y anti-extractivistas reunidas el 24 de junio en Buenos Aires en el Encuentro Nacional contra la Organización Mundial de Comercio, llamamos a los pueblos del mundo a movilizarse en el marco de la XI° Reunión Ministerial de la OMC, que tendrá lugar en Argentina entre los días 10 y 13 de diciembre de 2017. Para ello, convocamos a realizar una Cumbre de los Pueblos en la ciudad de Buenos Aires que colabore en la articulación de la resistencia contra el llamado “libre comercio” que sólo genera políticas de explotación y expoliación de nuestros pueblos y de la naturaleza, y que avance en visibilizar y discutir las alternativas a este sistema productivo y comercial. Entendemos que la lucha contra la OMC es global y lleva una rica historia de movilizaciones y articulaciones, ya que esta institución representa los intereses de las empresas transnacionales y no los derechos ni las necesidades de los pueblos. Un hito en el proceso de descrédito ha sido la movilización de las organizaciones sociales que en 1999 pusieron en evidencia los impactos negativos del proyecto de liberalización comercial durante la reunión de la OMC en Seattle, EEUU, y que inspiró a un amplio movimiento de resistencias anticapitalistas en todo el planeta. Cuatro años después, la gran movilización popular durante la Reunión Ministerial de la OMC en Cancún también significó un avance en la resistencia contra la agenda del gran capital transnacional. Pretendemos, asimismo, que la lucha contra la OMC adopte un fuerte carácter regional, sumándose en la recuperación de nuestra valiosa historia de organización social y política contra las múltiples formas de dominio que fue adquiriendo el capital en los últimos años. La lucha contra el ALCA fue un proceso destacado de articulación continental, y la Cumbre de los Pueblos de Mar del Plata en 2005 habilitó avances importantes en la discusión de alternativas de integración. Más de diez años después,  es necesario que volvamos a juntar nuestras luchas para movilizarnos contra la libertad corporativa y los privilegios de los inversionistas en la región. La libertad debe ser para las personas: la libertad de movilidad para los trabajadores, y no para los empresarios e inversionistas que especulan con nuestras riquezas sociales y naturales. En este contexto debemos discutir nuevamente la cuestión de las alternativas populares y la urgente necesidad de avanzar en proyectos que construyan nuevas formas de relaciones entre nuestros pueblos, que sean solidarias y complementarias. Comprendemos también que veinte años de tratados de “libre” comercio (TLC) en la región muestran los efectos nefastos de la desregulación y del avance de los privilegios corporativos sobre nuestros pueblos y el medio ambiente.
Frente a esto, es hora de avanzar en las alternativas sociales, políticas, económicas, feministas y ambientalistas que pongan fin a la impunidad corporativa, den primacía a los derechos humanos y garanticen la armonía con el medio ambiente. También es necesario revertir el desguace de las políticas e instituciones, como el ALBA-TCP, el CELAC, la UNASUR, que de diversos modos intentaron favorecer una mayor integración y complementariedad regional. Rechazamos la agenda de “libre” comercio y protección de inversiones en todas sus formas, sea mediante acuerdos bilaterales o inter-regionales (como el tratado entre la UE y el Mercosur, que se intenta cerrar para diciembre de este año) por medio del ámbito multilateral como la OMC o por decisión de grupos como el G-20. Proponemos avanzar en la re-articulación de las agendas y las campañas de las organizaciones sociales y políticas, tanto en nuestro país como en la región y a nivel global. Es por esto que, desde este Encuentro Nacional, realizamos un llamamiento a todas las organizaciones y pueblos de Argentina y del mundo, a participar activamente en la organización y desarrollo de la Cumbre de los Pueblos en Buenos Aires entre los días 10 y 13 de diciembre de 2017, para oponernos al régimen que la OMC impulsa a nivel global  y pensar y discutir alternativas al capitalismo desde nuestros pueblos. Juntos/as, podemos construir esos otros mundos posibles”[12].
Recogiendo las mejores tradiciones de coordinación de las luchas globales, la Confluencia está llamando a recuperar el espíritu de Mar del Plata –y de anteriores batallas, como la de Seattle y Cancún-, esa lucha que se ganó hace casi doce años contra el proyecto del ALCA, con el cual Estados Unidos pretendía consolidar su dominio continental.

[1] Cantamutto, Francisco y Costantino, Agostina 2017 “Trump y su impacto en la región”,  en Katz, Claudio et al Trump y su impacto en la región. Reflexiones sobre la situación económica mundial y sus perspectivas (Buenos Aires: Fundación Rosa Luxemburgo–EDI), p. 39.
[2] Crespo, Horacio 2017 “Difícil pasado, futuro incierto. Desde la política del gran garrota al proteccionismo de Trump”, en Edición Especial de Le Monde Diplomatique Cono Sur “América Latina territorio en disputa” (Buenos Aires: Capital Intelectual), junio, p. 12.
[3] Los buenos resultados electorales obtenidos recientemente por Bernie Sanders, Jean-Luc Melenchón y Jeremy Corbyn muestran la necesidad de profundizar un discurso crítico, en vez de optar por variantes centristas.
[4] El domingo 5 de marzo se reunió en Caracas la XIV Cumbre Extraordinaria del ALBA-TCP (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América–Tratado de Comercio de los Pueblos) y allí se tomaron diversas medidas para enfrentar la hispanofobia de Trump.
[5] Citado en Página/12 2017 (Buenos Aires) 18 de junio.
[6] Si bien no se acusó al gobierno cubano, el Departamento de Estado lo responsabiliza por no cuidar los diplomáticos estadounidenses.
[7] Citado en Página/12 2017 (Buenos Aries) 4 de octubre.
[8] Ibídem.
[9] Katz, Claudio et al 2017 Trump y su impacto en la región. Reflexiones sobre la situación económica mundial y sus perspectivas (Buenos Aires: Fundación Rosa Luxemburgo–EDI), p. 15.
[10] Antes, de acuerdo a lo que le prometió en febrero al presidente peruano, tendrá otro viaje a la región: en marzo estará presente en Lima, en la VIII Cumbre de las Américas.
[11] La Nación 2017 (Buenos Aires) 12 de junio.
[12] La Declaración completa, con las firmas de todas las organizaciones adherentes, y los demás materiales y documentos, pueden consultarse en la página oficial de la Confluencia: www.fueraomc.org

---------------------------------------------------------------------



NODAL Temas Domingo: 
(29 octubre 2017)