jueves, 27 de abril de 2017

"100 días de Trump: cuando los planes de un presidente chocan con la realidad". Por Mariano Beldyk

100 días de Trump: cuando los planes de un presidente chocan con la realidad

100 días de Trump: cuando los planes de un presidente chocan con la realidad

El mandatario se jacta de haber hecho más que sus antecesores en este tramo de su gobierno, pero no parece ser el caso. 

El Donald Trump real, el que comanda la Casa Blanca, no es @realdonaldtrump. O eso demuestran sus primeros 100 días de gobierno en los que sus promesas más radicales se toparon con los frenos del sistema republicano. Las órdenes ejecutivas para cerrar las fronteras de los Estados Unidos quedaron bloqueadas en los tribunales, su propio partido saboteó la reforma al Obamacare en el Congreso y el Norte de su política exterior terminó más cerca del pragmatismo que del harto repetido grito de guerra Make America Great Again.
Aunque el mundo aún mira a la Casa Blanca con igual recelo ante lo imprevisible, el margen de incertidumbre se acotó de forma significativa. "Trump trató de mostrarse como un hombre fuerte en sus primeros días de gobierno, dispuesto a cumplir sus promesas de campaña a golpe de decretos. Pero cosechó muchos fracasos. Hoy, Trump ya no es tan fuerte como parecía, y el establishment político y económico, el llamado 'gobierno permanente' de los Estados Unidos, le está poniendo más límites de los que él imaginó", explica Leandro Morgenfeld, profesor de la UBA y co-coordinador del Grupo CLACSO "Estudios sobre EEUU". Y añade: "Llega a sus primeros 100 días como el presidente más impopular de los últimos 60 años, con apenas un 42% de respaldo".
Cuando faltaban semanas para la elección, en octubre de 2016, Trump lanzó su Contrato con los Votantes Estadounidenses, un documento de dos páginas con la firma del futuro presidente estampada en una de ellas. Allí delineaba su plan de acción para los primeros 100 días. Separadas aquellas decisiones ejecutivas de las que necesitan el respaldo del Congreso, aún así el balance es negativo y no es porque Trump no lo haya intentado.
De 18 compromisos asumidos, 14 se han materializado en órdenes concretas, pero dos de ellas -la que corta el financiamiento a las "ciudades santuario" e impide el ingreso al país de ciudadanos de países "terroristas"- están en litigio. Por su parte, la suspensión de contrataciones estatales fue levantada en abril y aquella promesa de poner coto al poder paralelo en Washington, el del lobby político de ex funcionarios y legisladores, dejó afuera a los ex miembros del Congreso. No fue el único gesto hacia ellos: Trump también pasó por alto su promesa de limitar los mandatos legislativos como parte de su reforma política para "limpiar a Washington de la corrupción y la colusión de intereses especiales".
Pese a todo ello, el Capitolio no ha sido todo lo complaciente que se esperaba con una mayoría republicana en ambas cámaras y en aquellos proyectos que habían unido a las distintas alas del partido durante la gestión Obama.

Obamacare

El caso más emblemático es la anulación y reemplazo del Obamacare. Si se frustró, fue porque el llamado Liberty Caucus -los resabios del Tea Party que abrazaron al Trump candidato-, creyeron que su campeón los había traicionado una vez que llegó a la Casa Blanca en cómo y cuánto podar el sistema de salud de Obama. Los demócratas se limitaron a observar todo desde la platea.
En paralelo, algunas de las críticas más duras hacia la administración Trump y su conducción de la política exterior también partieron de legisladores republicanos, como el senador John McCain, apodado el Critic in Chief (Crítico en Jefe). Sólo el proyecto de presupuesto 2018 presentado que multiplica los fondos para Seguridad y Defensa tanto como los recorta del resto de las carteras, calmó los ánimos de la elite industrial-militar republicana. Luego llegaron el bombardeo a Siria y la "madre de todas las bombas" en Afganistán como exhibiciones de musculatura bélica que insuflaron orgullo al pecho del sector pero que, de momento, no pasaron de eso.
Es en materia comercial donde más lejos avanzó Trump si de sus promesas se trata. La orden de retirar a los EE.UU. del Acuerdo de Asociación Transpacífica (TPP, por sus siglas en inglés) fue de las primeras en concretarse. Y la Casa Blanca ya emitió la orden a la Secretaria del Tesoro para que elabore una lista negra con todos los países que recurren al dumping. Paradójicamente, es también en esta área donde Trump ha roto uno de sus compromisos mayores: China. De denunciarla por manipulación de divisas y amenazar con romper la política de "Una China" en su coqueteo con Taiwán a hospedar al presidente Xi Jinping en su residencia de Mar-A-Lago, en Florida, y celebrar el vínculo bilateral. Hasta su hija Ivanka salió beneficiada de la buena sintonía de su padre con Pekín al conseguir dos nuevas licencias para comercializar sus productos en aquel país.
Así mismo, en las próximas semanas se espera la propuesta de renegociación para el NAFTA. El premier Justin Trudeau, no recibió más que elogios en su visita a la Casa Blanca, pero eso no impidió que Trump aplicara un 20 por ciento de tributo a la madera canadiense. En contrapartida, el mexicano Enrique Peña Nieto todavía lidia con los desplantes tuiteros de su vecino y la recurrente promesa de levantar el muro -otra idea que tuvo su propio decreto aunque aún se debate cómo financiar los u$s 20.000 millones de obra- pero, al menos, todavía zafa del 35 por ciento a sus exportaciones anunciado en campaña. "La gran historia respecto a los 100 días de Trump es de qué modo la realidad se entrometió en su idea de lo que un presidente puede lograr. Es una experiencia por la que atraviesan todos los que llegan a la Casa Blanca y Trump debe aprender a lidiar con esto mucho más que otros", explica John Frendreis, politólogo de la Universidad de Loyola, en Chicago. Traza un paralelo con la gestión de Bill Clinton, que arrancó a los tropezones pero que, al final, cerró con cierto éxito razonable, "algo que puede ocurrirle también a Trump". De momento, no es el mejor panorama para un presidente con un equipo incompleto que perdió a su Consejero Nacional de Seguridad original por la trama de espionaje, hackeo y connivencia con Rusia y todavía adeuda nombramientos entre las segundas líneas de los ministerios, mientras el Senado aprueba a las últimas cabezas de Departamento y Oficinas especiales. "Nadie ha hecho tanto como yo en 90 días de gobierno", insiste Trump con su doctrina de frases hechas, propagadas a través de su ya archiconocida cuenta de Twitter. La realidad prueba que está equivocado.

Intereses argentinos

Los Estados Unidos es el principal inversor externo en la Argentina y el tercer socio comercial por detrás de Brasil y China, con un promedio de u$s 10.000 millones en los últimos años. Dos tercios de ese intercambio son importaciones del Norte, por lo que la balanza es marcadamente positiva para los Estados Unidos. Todo esto no quita que aquellos productos que le resultan perjudiciales puedan seguir trabados o enfrentar litigios en los próximos tiempos. Los limones son el caso paradigmático porque habían revertido esa prohibición luego de arduas gestiones. Pero cayeron víctimas de la revisión de órdenes y leyes de los últimos meses de la administración Obama. Además, pesan los reclamos de los limoneros californianos. Todo ello, sumado a que la Secretaría de Agricultura estuvo acéfala hasta esta semana, demoró el trámite de los tres meses originales. Mientras tanto, el biodiesel argentino contiene el aliento hasta que el 8 de mayo el Departamento de Comercio -su titular, Wilbur Ross, es de los más cercanos a Trump- atienda una denuncia por dumping formulada por la National Board of Biodiesel. En 2016, la Argentina vendió 1,5 millones de toneladas a los Estados Unidos, equivalente al 90 por ciento de sus exportaciones globales.

Análisis de la búsqueda de inversiones de Macri en EEUU

Logo Leandro Morgenfeld: Análisis de la búsqueda de inversiones de Macri en EEUU

UNLP AM
Vueltas en el aire
                          
Created by RADIOULAPLATA
                         

Entrevista a Leandro Morgenfeld, historiador, profesor e investigador del Conicet, sobre el viaje de Mauricio Macri a Estados Unidos. Programa: Vueltas en el Aire. Conducción: Marcos Clavellino

- escuchar el audio de la entrevista acá -







ENTREVISTA: Experto critica "seguidismo acrítico" de Argentina a EEUU




BUENOS AIRES, 26 abr (Xinhua) -- El experto argentino Leandro Morgenfeld advirtió hoy, ante la entrevista que el jueves mantendrán en Washington el presidente argentino, Mauricio Macri, y su homólogo estadounidense, Donald Trump, que "el seguidismo acrítico a EEUU" por parte del Gobierno argentino "es una muy mala noticia para la región".
"Frente a las agresiones de Trump contra los hispanos, y sus amenazas a Cuba, Venezuela y México, hubiera esperado que el Gobierno argentino se solidarizara con sus pares de la región, convocado a la UNASUR y la CELAC y tenido una posición conjunta, para desde allí negociar con más fuerza frente a Estados Unidos", dijo en una entrevista a Xinhua.
A juicio de Morgenfeld, profesor e historiador de la Universidad de Buenos Aires, "Macri le da la espalda a los organismos regionales, es funcional a la fragmentación regional que impulsa Estados Unidos y pretende ser el interlocutor privilegiado de Trump".
El también analista e investigador adjunto del Consejo de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina observó que, durante el encuentro bilateral, Macri "apenas va a plantearle (a Trump) cuestiones comerciales menores (limones, el sistema general de preferencias), pero desde una posición de debilidad".
"Además, compartirá con el magnate de Nueva York un discurso agresivo e injerencista contra Venezuela", señaló.
Según Morgenfeld, la agenda de Macri es hacer concesiones a las grandes trasnacionales estadounidenses, a cuyos representantes "intentará seducir" en la reunión con la Cámara de Comercio de EEUU que mantendrá el jueves luego del almuerzo con Trump en la Casa Blanca.
"Más que agenda propia, Macri, desde que llegó a la Casa Rosada, viene asumiendo la agenda de Estados Unidos", reprochó el experto, coordinador del grupo de trabajo Estudios sobre Estados Unidos del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (Clacso).
Al abordar la situación regional en que se da el encuentro Macri-Trump, el analista argentino mencionó que "el contexto económico es muy crítico por la caída de la demanda y precios de las materias primas".
Además, dijo, "la subida de tasas en EEUU, el 'brexit' y la prédica proteccionista de Trump empeoran el panorama. A esta compleja situación económica se agregan las crisis políticas, en Brasil, México, Venezuela. Hoy la región parece estar sin rumbo".
Al tiempo que se paraliza la integración alternativa, precisó, se está fortaleciendo un discurso neoliberal favorable a los acuerdos de libre comercio.
"Si las derechas regionales logran imponer esa agenda regresiva, la región volverá a transitar una senda que en el pasado sólo produjo más dependencia. Trump encuentra en Macri, sin concederle prácticamente nada, a un aliado en su ofensiva contra los países no alineados ...", advirtió.
Consultado sobre si el encuentro presidencial servirá para apuntalar a Argentina como referente en la región, y eventualmente a qué costo, el experto sostuvo que "Macri quiere disimular los magros resultados de su política económica presentándose como el líder que aplauden los gobiernos de las potencias occidentales".
"La única alternativa para la Argentina, si quiere ganar autonomía y apostar a un mayor desarrollo, es vincularse activamente con América Latina y el Caribe, y desde allí establecer una relación con Estados Unidos y otras potencias. Macri, al revés, apuesta al alineamiento con EEUU", criticó.
El historiador recordó que "esa subordinación, ya ensayada en los años noventa, terminó en una catástrofe económica y social en la Argentina".
A poco de asumir Trump su cargo, Argentina sufrió un revés para su agroindustria al suspender Washington la importación de limones argentinos, permiso que el país sudamericano había conseguido el 20 de diciembre, durante los últimos días de la administración de Barack Obama. A esto se ha sumado el reciente freno a las exportaciones de biodiésel.

miércoles, 26 de abril de 2017

"Macri y Trump: una foto que puede traer problemas" (Morgenfeld, BAE)

Macri y Trump: una foto que puede traer problemas

                                    
Leandro Morgenfeld*

Diario BAE
27 de abril de 2017

Macri y Trump, que se frecuentaron como socios en negocios inmobiliarios hace tres décadas, tendrán hoy su primera reunión como presidentes. El argentino había imaginado una previsible continuidad del alineamiento con Washington, si ganaba Hillary, y no termina de entender el cambio de contexto mundial que provocó el magnate republicano. La Casa Rosada multiplica los esfuerzos por mostrar al presidente argentino como el interlocutor regional ideal del magnate, pero hasta ahora no tuvo buenas noticias ni en materia comercial (limones, biodiesel), ni de visas (reversión de facilidades dispuestas por Obama). La Casa Blanca destacó tres temas a debatir en el almuerzo de trabajo: seguridad e inteligencia, influencia de China y situación de Venezuela. No está claro qué va a proponer Macri, quien llega a Washington sin embajador, tras la conflictiva renuncia de Lousteau.

Desde que asumió, Macri y su canciller Susana Malcorra señalaron que desplegarían una política exterior "desideologizada", cuyo objetivo es la atracción de capitales, el financiamiento a menores tasas y la apertura de nuevos mercados para los exportadores. En su primer año como presidente, Macri no ahorró señales hacia el gran capital financiero, pero sobre todo hacia Estados Unidos. Desde su concepción liberal, la vía para dar seguridad jurídica a los inversores externos es firmar Tratados de Libre Comercio (TLC). Viajó a Davos, se reunió con líderes europeos y recibió a Obama. En julio visitó Chile para participar por primera vez de la cumbre presidencial de la Alianza del Pacífico, donde insistió en que el Mercosur estaba congelado y debía sellar un tratado comercial con ese bloque; luego voló a Francia, Bélgica y Alemania, para relanzar las negociaciones de un "acuerdo de asociación" con la Unión Europea; y culminó su periplo en Estados Unidos, para reunirse con los CEOs de empresas de telecomunicaciones y servicios. "Argentina volvió al mundo", declaró en Berlín, eufórico.

Los gobiernos neoliberales que apostaban a la continuidad con Clinton y a la firma y extensión de acuerdos como el NAFTA y el TPP, ahora están obligados a recalcular. El Brexit y la asunción de Trump modificaron el escenario internacional. Se les dificultará seguir con la política de promoción del libre comercio, endeudamiento externo masivo y concesiones para atraer inversiones estadounidenses. El contexto internacional va a ser mucho más adverso. Cantan loas a la globalización neoliberal, cuando en Estados Unidos y Europa está siendo impugnada.

El encarecimiento del crédito, a partir de la suba de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal, obliga a los países latinoamericanos a abandonar las políticas de endeudamiento externo y desplegar estrategias que reviertan la desigualdad y dependencia que se profundizaron a partir de la aplicación acrítica de la globalización neoliberal que impusieron desde los centros del capital trasnacional. Como ya no vendrá la "lluvia de inversiones" que añoran los gobiernos neoliberales, es contraproducente otorgar concesiones para "seducir" a los mercados. Macri no parece tomar nota del cambio de escenario. En su primera conferencia de prensa del año, el 17 de enero, declaró: "No creo que las políticas proteccionistas de Donald Trump nos perjudiquen. Espero que le dé importancia a la relación con Argentina, creo que hay un enorme camino para recorrer juntos. Tenemos mucho por mejorar en esta ruta que trazamos con Barack Obama y que esperamos continuar".
Macri no parece tomar debida nota del
cambio en el escenario internacional
Los hechos chocan con sus expectativas e ilusiones: la nueva administración estadounidense revirtió en enero algunas de las poquísimas concesiones que había otorgado Obama a la Argentina: suspendió la entrada de limones argentinos a Estados Unidos en diciembre de 2016 se había anunciado el fin de la restricción fitosanitaria que bloqueaba esas exportaciones hacía 15 años- y la flexibilización en el otorgamiento de visas a argentinos. Además, hace algunas semanas los productores estadounidenses de biodiesel amenazaron con trabar las importaciones provenientes de la Argentina. Esto reforzaría el déficit comercial bilateral, que históricamente padece nuestro país. Para Trump, entonces, la subordinación casi gratuita de Macri es ganancia pura. Para Nuestra América, un problema. En vez de solidarizarse con México e impulsar una coordinación y cooperación política con los países de la región, para enfrentar las amenazas que plantea el nuevo gobierno de Estados Unidos, Macri pretende ser el interlocutor predilecto de Trump, reemplazando a Peña Nieto, Temer o Santos. Ese alineamiento, ya transitado en los años noventa con Menem, en funcional a la lógica de fragmentación que Estados Unidos impulsa hace dos siglos en América Latina y que sólo trajo dependencia y falta de autonomía para los países de la región.

Posiciones como las de Macri van en el sentido contrario a una perspectiva de integración regional más autónoma. Macri va en busca de la foto en la Casa Blanca, para mostrarse nuevamente como un líder arropado por los gobiernos de las potencias occidentales. Pero alinearse con alguien como Trump tiene un enorme costo para las derechas gobernantes. Trump es un impopular -el que llega con mayor índice de rechazo tras sus primeros 100 días-, que está siendo enfrentado por mujeres, inmigrantes, afroamericanos, latinos, musulmanes, estudiantes, ecologistas, sindicatos, organismos de derechos humanos y la izquierda en Estados Unidos. Además, su prédica hispanofóbica y su propuesta de ampliar el muro en la frontera con México sólo va a generar más rechazo en la región. ¿Entrará ese cálculo en la lógico político-electoral de Cambiemos? ¿Qué va a pasar cuando Trump visite la Argentina en 2018, para la cumbre presidencial del G20? Las primeras respuestas las tendremos hoy, cuando se escenifique el primer encuentro en la Casa Blanca entre dos magnates como una vieja amistad.
* Profesor UBA. Investigador Adjunto del
Conicet. Co-Coordinador del Grupo CLACSO
“Estudios sobre EEUU”.
www.vecinosenconflicto.com




"No habrá golf pero sí relaciones carnales"

Leandro Morgenfeld tiene como especialidad el estudio del vínculo, tanto político como histórico y comercial, entre Estados Unidos y la Argentina. Profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Investigador Adjunto del CONICET, Co-Coordinador del Grupo CLACSO “Estudios sobre EE.UU.”, autor de los recomendables libros Vecinos en conflicto y Relaciones peligrosas, Morgenfeld aceptó hablar unos minutos con SES América Latina para conocer su lectura geopolítica de la actual gira del presidente Mauricio Macri por los Estados Unidos.

-Tuvimos relaciones carnales con los EE.UU.; luego el vínculo se tensó durante el pasado gobierno. ¿La cumbre Trump- Macri qué tipo de era bilateral se supone que inaugura?

-Creo que estamos ante una suerte de reedición del alineamiento de los años noventa, pero cuidando más las formas. O sea, sin las sobreactuaciones de (el ex presidente, Carlos) Menem. Por eso, Macri evitó ir a jugar al golf con (Barack) Obama en Bariloche el 24 de marzo del año pasado, pese a que lo habían acordado.

No quería mostrarse igual que Menem jugando al tenis en Olivos con Bush padre, o con (Bill) Clinton cuando vino en 1997. Efectivamente, la Cancillería trabajó mucho para lograr la visita a la Casa Blanca y la foto con (Donald) Trump, ya que ellos dirán que es una prueba más de que los líderes mundiales respaldan a Macri. Frente a lo poco que tienen para mostrar internamente, por los magros resultados de la política económica, las giras de Macri le dan ese manto de liderazgo global. Más allá de la foto que probaría la “vuelta al mundo”, no creo que se obtengan demasiadas cosas concretas significativas en la visita a Estados Unidos. En definitiva, a Trump le sale muy barato tener un “socio” como Macri en el Cono Sur.

-¿Cómo lees el paradójico momento que encuentra a una región muy alineada con EE.UU. en lo político con el hecho de que Washington desea obturar el vínculo comercial?

-Desde principios del siglo XIX, cuando se planteó la Doctrina Monroe, “América para los (norte)americanos”, Estados Unidos alentó la fragmentación regional. Quería evitar que prosperara el proyecto de Bolívar. Macri y otros gobiernos derechistas, como el de (Michel) Temer y (Enrique) Peña Nieto, son funcionales a la estrategia de Washington de “divide y reinarás”. Así, ante las agresiones de Trump (xenofobia que apunta especialmente contra los hispanos), en vez de solidaridad y reacción conjunta, Macri intenta aprovechar la desdicha de nuestros vecinos para ser el alumno ejemplar de Washington. El problema es que la inserción internacional que proponen, a través de la apertura comercial y la atracción de inversión extranjera con todo tipo de concesiones, vía la firma de Tratados de Libre Comercio, está siendo cuestionada a través de las elecciones en Estados Unidos y Europa. Insisten con una receta neoliberal ya fracasada.

Y, frente al proteccionismo selectivo de Trump, los gobiernos de la región en vez de unirse para fortalecerse, cada uno aspira a negociar en soledad. Eso históricamente provocó más debilidad y dependencia. En 2005 se pudo derrotar el proyecto imperial del ALCA por la lucha coordinada de organizaciones sociales y políticas de todo el continente y por la acción conjunta de Argentina, Brasil, Venezuela, Uruguay y Paraguay. En ese marco, se crearon el ALBA, la UNASUR y la CELAC. Hoy esas instituciones pierden peso, y Estados Unidos aspira a reposicionar a la OEA. Macri va a avanzar en esa línea.

-¿Qué lugar jugará la región en la agenda de la política exterior del Departamento de Estado? ¿Trump intentará recobrar influencia en Latinoamérica aunque más no sea para hacer retroceder posiciones comerciales a China?

-Sí, Estados Unidos nunca abandonó lo que despectivamente denominan el backyard, el “patio trasero”. Nos consideran su área exclusiva de influencia. En el siglo XXI, sin embargo, avanzaron tanto la coordinación y la cooperación política latinoamericana, con Cuba y sin Estados Unidos, y se sumó diálogo con potencias extra-regionales como China, Rusia e India.

Por eso, desde 2013, Obama aprovechó la caída del precio de las materias primas y la muerte de (Hugo) Chávez para normalizar las relaciones diplomáticas con La Habana y reposicionar a Estados Unidos. Trump va a seguir ese camino; quizás, con un discurso más hostil hacia México, Cuba y Venezuela, pero con los mismos objetivos. Por eso, Macri le sirve para recuperar posiciones. Nuestro presidente convalidó diplomáticamente el golpe parlamentario contra Dilma (Rousseff) en Brasil el año pasado, excluyó a Venezuela del Mercosur y ahora es el ariete para desplazar al gobierno electo. La disputa entre Estados Unidos y China por los recueros naturales de América Latina va a seguir, y la Casa Blanca ya informó que será uno de los temas a discutir con Macri.

-Hacia el interior de Estados Unidos, ¿Cómo se está procesando la crisis venezolana? ¿Existen halcones y palomas dirimiendo con qué tipo de estrategia intervenir?

-Por distintos motivos, la oposición venezolana, con fuertes apoyos en Estados Unidos, está dispuesta a ir a fondo para derrotar el proceso chavista. Por supuesto que existen sectores más dialoguistas en Estados Unidos y hay muchas organizaciones sociales y políticas que hace años se vinculan con los movimientos sociales de los países bolivarianos. Desgraciadamente, Trump va a profundizar el injerencismo que ya desplegó Obama.

Incluso, antes de recibir a ningún mandatario regional, el magnate se reunió en Washington –y se dejó fotografiar- con Lilian Tintori, la esposa del opositor Leopoldo López. Creo que Trump y Macri van a hablar públicamente sobre Venezuela. Mala noticia para la región. En vez de procesar los conflictos en el ámbito latinoamericano, en la UNASUR o la CELAC, como ocurrió en la última década, se va a optar por la OEA, cuya sede se encuentra, no casualmente, a escasos metros de la Casa Blanca.

-Se evidencia una clara convergencia aperturista en la mayoría de los gobiernos de la región; sin embargo, la matriz económica y el desarrollo productivo de los vecinos sigue presentando fuerte asimetrías. En ese sentido, ¿Cómo lees el acercamiento entre la Alianza del Pacífico y el Mercosur?

-Es una vuelta al “regionalismo abierto” de los años noventa, o sea a la idea de juntarse simplemente como plataforma para exportar más. Una idea limitadísima de la integración regional. Es volver a pensar en acuerdos como el ALCA, que rechazamos en 2012. Es un bloque claramente ideológico, a favor del neoliberalismo y para aislar a los países bolivarianos: a Cuba, Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua.

El problema para Argentina o Brasil es que son economías con un entramado industrial muy superior a las de Chile o Perú. La apertura económica, en el contexto de retraso cambiario que hay hoy en Argentina, va a provocar una desindustrialización aún mayor. La convergencia Alianza del Pacífico–Mercosur, en este contexto, tiene un contenido pro-inversión extranjera y pro- libre comercio. Esto, en el pasado, ya mostró cómo genera más dependencia.

-Por último, ¿El largamente demorado acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur tiene más chances de concretarse por la similitud de criterios comerciales que existen hoy a nivel interoceánico?

-La paradoja es que ese acuerdo que hoy impulsan enfáticamente Macri y Temer tiene resistencias en la Unión Europea, que no está dispuesta (no tiene condiciones políticas) a desmantelar los subsidios agrícolas. Hace años que las negociaciones están estancadas porque Europa quiere exportarnos más servicios y bienes manufacturados –además de invertir con menores regulaciones y más beneficios-, pero no abre su mercado a las exportaciones agropecuarias latinoamericanas.

Hoy Argentina y Brasil insisten con un acuerdo que sería muy negativo para la mayoría de la población de estos países, mientras que Europa está frente a la encrucijada que le planteó el Brexit y el crecimiento de movimientos y líderes euroescépticos, que cuestionan la globalización neoliberal. A pesar de eso, Macri pretende anunciar la firma del acuerdo UE-Mercosur en la Cumbre de la OMC (Organización Mundial del Comercio) que se realizará en diciembre en la Argentina.

Por ese motivo, la Asamblea Argentina Mejor Sin TLC, junto a otras organizaciones del país y del continente, estamos organizando una semana de acción global contra el libre comercio, que se realizará en paralelo a esa cumbre. Como hace 15 años, tenemos que explicar por qué esos mega -acuerdos de libre comercio son beneficiosos para las grandes trasnacionales y perjudiciales para todo el resto.

Morgenfeld: Trump quiere a presidente argentino Macri como representante en la región

BUENOS AIRES (Sputnik) — El presidente de Argentina, Mauricio Macri, es el candidato ideal para representar los intereses de EEUU en América Latina ante las dificultades que atraviesan otros mandatarios de la región, indicó a Sputnik el doctor en Historia Leandro Morgenfeld.

"Macri es el candidato a ocupar el rol de delegado de Trump en la región", afirmó el especialista en política exterior con motivo de la visita de Macri a EEUU, donde el 27 de abril se reunirá con Trump en Washington.
Según Morgenfeld, históricamente América Latina ha sido un área primordial para EEUU "no sólo por las inversiones radicadas al sur del Río Bravo y por el comercio con esa región, sino porque es lo que ellos consideran como su exclusiva área de influencia, su 'patio trasero'".


Trump hasta ahora no ha puesto un gran énfasis en la región, e incluso ha utilizado la inmigración, principalmente la proveniente de México, "para descargar el malestar social por la creciente desigualdad social y la pérdida de derechos", explicó.
Pero EEUU no ha dejado de resistir los desafíos a su hegemonía, lo que demuestra que desde 2013 busque contrarrestar la presencia de China en la región y así "recuperar las posiciones tras una década de creciente integración latinoamericana".
"Aunque con otras herramientas que (las del expresidente Barack) Obama, Trump necesita avanzar en la región, atacar a los países bolivarianos y reposicionar a la Organización de los Estados Americanos (OEA) en detrimento de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac)", aseguró Morgenfeld.
Los presidentes Michel Temer, de Brasil, Enrique Peña Nieto, de México, y Juan Manuel Santos, de Colombia, están inmersos en crisis políticas en sus propios países, por lo que Macri pasa a ser el referente principal de Estados Unidos, señaló.

Lea más: Bachelet y Macri se reúnen para hacer frente a política exterior de Donald Trump

"Casi sin conceder nada a cambio, la Casa Blanca logra que un presidente de un país históricamente no alineado con Estados Unidos tome su agenda económica, política y militar", observó el experto, investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet), especialista en las relaciones Argentina-EEUU.
Países no complementarios
Sin embargo es difícil que la visita oficial de Macri a Trump soslaye el hecho de que las economías de EEUU y Argentina no son complementarias, señaló el académico.
"Hace una década que Argentina tiene un fuerte déficit comercial bilateral con Estados Unidos y es difícil que esto se revierta, dada la presión de productores de carnes, limones o biodiesel para limitar el acceso de estos productos al mercado estadounidense", detalló Morgenfeld.

Desde el comienzo de su mandato en diciembre de 2015, el presidente de Argentina intenta atraer inversiones extranjeras a base de concesiones, y por eso su viaje a EEUU está marcado por varios encuentros con empresarios de ese país, principalmente del sector petrolero.
Pero Macri "no tiene demasiados logros económicos para mostrar, a 16 meses de haber asumido", opinó el especialista.
"La economía está estancada, la inflación sigue altísima, la lluvia de inversiones tampoco llegó, aumentó el déficit fiscal a pesar de los despidos y el ajuste, los salarios reales bajan, la pobreza es del 30%, y el consumo cae", enumeró.
Las giras del mandatario en el extranjero son utilizadas "para mostrar que los Gobiernos de las potencias occidentales aprueban y elogian a Macri, al igual que los organismos internacionales de crédito, como el Fondo Monetario Internacional (FMI)", consideró el argentino, profesor de la Universidad de Buenos Aires (UBA).


Más allá de "lograr la foto con Trump", Macri puede resentir su apoyo electoral dado que el magnate republicano despierta un gran rechazo tanto dentro de su país como en el resto del mundo, "en especial en América Latina, producto de su xenofobia y de proyectos vergonzosos como el muro con México y las deportaciones masivas", explicó.
Pese a todo, "Macri está ubicando la relación bilateral entre Argentina y Estados Unidos en la senda del alineamiento que supo establecer el expresidente Carlos Menem (1989-1999) en los años noventa, tan perjudicial para una perspectiva de proyección latinoamericana más autónoma y menos dependiente", concluyó el historiador.
Macri comenzó este miércoles una visita oficial de dos días a EEUU, que culminará con una reunión con Trump este jueves en la Casa Blanca.

CLACSO en LASA 2017. Agenda de actividades del 29 de abril al 1 de mayo en Lima, Perú

Se incluye más abajo versión de este mensaje en formato texto

[Versión del mensaje en formato texto]
...........................................
CLACSO en LASA 2017
........................................... CLACSO, 50 años
derrumbando muros

América Latina en solidaridad con las universidades norteamericanas que luchan contra el racismo, la xenofobia, el sexismo y la discriminación de género, las deportaciones y la violencia contra los migrantes, la exclusión y el maltrato a las minorías.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

> LUNES 1 DE MAYO -
6:00 pm
Hall de acceso Auditorio Facultad de Derecho


. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
DOMINGO 30 DE ABRIL - 2:00pm a 3:45pm - H312

SESIÓN PRESIDENCIAL PANEL
"DESAFÍOS PARA LAS CIENCIAS SOCIALES HOY EN AMÉRICA LATINA"
Coordinador: Mauricio Archila. Universidad Nacional de Colombia.

Panelistas:
Pablo Gentili. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), Brasil. Las ciencias sociales en el continente de la desigualdad.
Charles R Hale. University of Texas/Austin, Estados Unidos. Otros Saberes: Tensiones creativas de la investigación comprometida.
Catherine E Walsh. Universidad Andina Simón Bolívar, Ecuador. (Des)humanidades, ciencias sociales y la guerra de capital
Martin Tanaka. Pontificia Universidad Católica del Perú e Instituto de Estudios Peruanos. 50 años de reflexión sobre el poder y la política en América Latina, desde el sur y desde el norte

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
LUNES 1 DE MAYO - 8:00pm a 8:45pm - Auditorio Facultad de Derecho

CEREMONIA DE CLAUSURA
Panelistas:
Ginetta E Candelario. Smith College
David B Crow. Centro de Investigación y Docencia Económicas
Gerardo J Maldonado. Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE)
Pablo Gentili. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO)
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
ACTIVIDADES STAND CLACSO LASA 2017

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
SÁBADO 29 DE ABRIL - 4:00 pm
Encuentro de la Red de investigadores en desigualdades de CLACSO
Presentación de la investigación "Privilegios que niegan derechos: desigualdad extrema y secuestro de la democracia en América Latina y el Caribe", elaborada por OXFAM, a cargo de Rosa María Cañete Alonso. Coordinadora de la Campaña contra la Desigualdad en Latinoamérica y Caribe: IGUALES Oxfam, República Dominicana y Asier Hernando.
OXFAM. Director de Programas e Influencia para América Latina y el Caribe. Subdirección regional..
DOMINGO 30 DE ABRIL
2:00 pm - Reunión del Grupo de Trabajo CLACSO Juventudes e Infancias
3:00 pm
PRESENTACIÓN DEL LIBRO
Pueblos originarios en lucha por las Autonomías: Experiencias y desafíos en América Latina
producido por el Grupo de Trabajo CLACSO Pueblos Originarios en lucha por las autonomías (Pavel López y Luciana García Guerreiro, Coordinadores).
Presenta:
Pavel Lopez. CIDES-UMSA, Bolivia
Comentan:
Juan Wahren. IIGG-UBA, Argentina
Gaya Makaran. CIALC-UNAM, México
4:00 PM - REUNIÓN GENERAL DE GRUPOS DE TRABAJO CLACSO
6:00 pm - Reunión del Grupo de Trabajo CLACSO Género, (des)igualdades y derechos en tensión
LUNES 1 DE MAYO - 2:30 pm
Encuentro de Grupos de Trabajo CLACSO vinculados al campo temático
Cambio climático, medioambiente y al campo temático Movimientos sociales y ciudadanías.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
VISITE EL STAND CLACSO EN LASA | STANDS 142-143-144-145-146-147
CLACSO TV estará realizando entrevistas y grabando testimonios en nuestro stand.
www.clacso.tv
+ PRESENTACIONES DE LIBROS
+ REUNIONES DE GRUPOS DE TRABAJO
+ ENCUENTROS
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
> Descargue el PROGRAMA DEL CONGRESO LASA 2017
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
GRUPOS DE TRABAJO CLACSO QUE PARTICIPAN DE LASA 2017
Anticapitalismos y sociabilidades emergentes | Antiimperialismo, democracia y modernización | Cambio medioambiental global, territorio y políticas ambientales | Ciencia social politizada | Ciudadanía, organizaciones populares y política | Crisis y economía mundial | Crisis, respuestas y alternativas en el Gran Caribe | Cuerpos, territorios y resistencias | Deporte, políticas públicas y sociedad | Derechas contemporáneas: dictaduras y democracias | Ecología Política | Economía Feminista | El istmo centroamericano: repensando los centros | Estigmatizados, violentados y encarcelados | Estudios Críticos del desarrollo rural | Estudios sobre EEUU | Feminismos, resistencias y procesos emancipatorios | Geopolítica, integración regional y sistema mundial | Intelectuales y política | Justicia Climática y gobernanza ambiental | Juventudes e Infancias | Memorias colectivas y prácticas de resistencia | Movimientos sociales, armados y procesos de paz | Mujeres, agroecología y economía solidaria | Pensamiento caribeño | Políticas educativas y derecho a la educación | Pueblos indígenas y procesos autonómicos | Sistema penal y cambio social | Territorialidades en disputa | Trabajo, heterogeneidades y socio-políticas y actores
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
PERÚ | CLACSO 50 AÑOS
Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales - CLACSO
Instituto de Ciencias de la Naturaleza, Territorio y Energías Renovables. Pontificia Universidad Católica del Perú - INTE-PUCP

Coloquio
MIRADAS AL FUTURO DE AMÉRICA LATINA


> Martes 2 y Miércoles 3 de Mayo
> Sala de Conferencias - 5to. Piso - Centro Cultural PUCP | Lima, Perú

HOMENAJE A ANIBAL QUIJANO . . .
Acceda desde aquí al PROGRAMA DEL COLOQUIO