viernes, 3 de febrero de 2017

La embajada de EEUU en Argentina tiene precio: como hizo Obama con Mamet, Trump nominaría a un financista de Wall Street que aportó 900.000 dólares para su campaña

Un financista de Wall Street y fanático del polo suena como embajador de Donald Trump en Argentina

Duke Buchan III fue uno de los grandes contribuyentes de la campaña del republicano. También podría ir a España o Uruguay, afirma el New York Times. 

Paula Lugones
Clarín


Duke Buchan III, un hombre de Wall Street que juega al polo, es dueño de un haras y fue un gran contribuyente de la campaña de Donald Trump, suena como futuro embajador estadounidense en la Argentina, en remplazo de Noah Mamet.
Según consigna The New York Times, su nombre también se baraja para las sedes de España y Uruguay.


Duke Buchan III, el hombre que suena como embajador en Argentina
Si bien cualquier medida del presidente Trump puede ser imprevista y romper todos los esquemas, es la primera vez que surge el nombre de un posible candidato para nuestro país. El secretario de Estado Rex Tillerson fue nominado recién ayer y el encargado de América latina aún no ha sido designado por lo que la decisión sobre los embajadores podría demorarse o cambiar de rumbo.
Buchan trabajó en los 90 en Merryl Lynch, luego tuvo su propio fondo de inversión y no es de las figuras más renombradas del mundo financiero. Pero tiene la ventaja de haber apostado por el candidato republicano casi desde el principio de la contienda electoral, cuando muchos en Wall Street evitaban hacerlo y se inclinaban por Hillary Clinton.
Aunque al comienzo Buchan apoyó en la interna a Jeb Bush, luego se inclinó por el magnate y lo hizo en cash. Cuando en mayo del año pasado Trump dijo por primera vez que aceptaría dinero externo para financiar su campaña (hasta ese momento la financiaba con fondos propios), Buchan vio la oportunidad y le donó junto con su esposa 898.000 dólares, el máximo permitido.
Si bien se conocían socialmente por lazos comunes en Nueva York, Buchan pasó luego a ser parte del círculo más estrecho de Trump y se lo pudo ver por ejemplo durante la misa a la que asistió horas antes de asumir como presidente.
El aporte a la campaña podría ser retribuido, dice The New York Times, con una embajada en España, Argentina o Uruguay.
Buchan habla español con fluidez, vivió un año en Sevilla y se considera un fan de la cultura española y de los caballos argentinos. Con su esposa juegan al polo en el exclusivo club Mashomack Polo Club, cerca de su hacienda y haras en el norte del estado de Nueva York, donde también cultiva trufas. También tiene una casa en Palm Beach y un departamento en la Quinta Avenida de Manhattan.
De ser efectivamente elegido y luego confirmado por el Senado, Buchan remplazaría a Noah Mamet, que había contribuido a la campaña de Barack Obama y había tenido grandes dificultades para ser aprobado en la Cámara Alta. Mamet renunció a los pocos días de que Trump ganara la elección, tal como se estila con los embajadores políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada