viernes, 10 de febrero de 2017

De la mano de Patricia Bullrich, vuelve la DEA para intentar implantar la fracasada "guerra a las drogas"

La ministra Bullrich participa en Buenos Aires del encuentro con representantes del Grupo Sudamericano de Trabajo de la DEA

Sudamérica y la DEA unen en Buenos Aires esfuerzos contra el narcotráfico

El gobierno de Macri recompone la relación de Argentina con la agencia antidroga estadounidense, deteriorada tras años de kirchnerismo


Sudamérica recompone poco a poco su relación con la DEA, la agencia de lucha contra el narcotráfico de los Estados Unidos. Tras años de gobiernos de izquierda reacios a la participación de Washington en operaciones dentro de sus fronteras, el giro regional hacia la derecha se ha traducido en acercamientos concretos. Al frente de este proceso se ha colocado Argentina. Una muestra de ello ha sido la celebración en Buenos Aires de un encuentro entre el Grupo Sudamericano de Trabajo de la agencia con enviados de distintos países, entre ellos Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay y hasta Venezuela. El escenario elegido ha sido todo un dato político: las relaciones con la DEA se habían reducido al mínimo durante el kirchnerismo y bastó un año a Mauricio Macri en el poder para relanzarlas.
El encuentro de la DEA con los referentes regionales en la lucha antidroga se realizó en un hotel del centro de Buenos Aires, con la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, como anfitriona. Participaron jefes policiales de los países invitados y miembros de la embajada de Estados Unidos en Buenos Aires, representada por su agregado de negocios, Thomas Cooney. Se trata de impulsar grupos de trabajo para conformar una red regional de lucha contra el tráfico de drogas, en momentos en que ese tema se ha colocado al tope de la agenda de seguridad.
Años de relaciones tirantes con el kirchnerismo redujeron la presencia de la DEA en Argentina a dos oficinas en Salta y Mendoza y pusieron fin al entrenamiento de efectivos argentinos en Estados Unidos. Con la llegada de Macri en diciembre de 2015, Washington manifestó su intención de avanzar en una agenda bilateral que también incluyese la cooperación antidrogas. Los contactos se iniciaron de inmediato. En febrero del año pasado, la ministra Bullrich viajó a Washington y se reunió con el titular de la DEA, Chuk Rosenberg. El directivo dijo entonces que la agencia estaba “muy contenta de que Estados Unidos y Argentina fueran capaces de reconstruir la relación”, reducida por ese entonces casi a cero. “Construyendo una asociación estratégica no sólo beneficiaremos a ambas naciones, sino al mundo en su conjunto. Su país puede aprender de nosotros, y nuestro país puede aprender de ustedes", dijo Rosenberg. La presencia del Grupo Sudamericano de Trabajo en Buenos Aires ha sido un gesto hacia Argentina en ese acercamiento.
Bullrich está al frente de la nueva estrategia antidrogas de Argentina, un aspecto fundamental en ese proyecto más amplio de “reinserción en el mundo” ideado por Macri. A la ministra le gusta comparar sus datos con los del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, al que acusa de haber flexibilizado los controles. Según datos que difundió en octubre del año pasado, entre 2014 y 2015 se decomisaron en la Triple Frontera, un punto caliente del tráfico ilegal que une Paraguay, Brasil y Argentina, unos 6.500 kilos de marihuana. En los primeros 10 meses de 2016, dijo la ministra, esa cifra creció hasta los 33.000 kilos.
El Gobierno argentino sumó a una mayor presión policial el endurecimiento de los controles fronterizos y cambios en la política migratoria muy polémicos. Bullrich dijo que la Casa Rosada estaba preocupada por la “concentración de extranjeros que cometen delitos de narcotráfico” y mencionó en especial a personas llegadas desde Paraguay, Perú y Bolivia.
El comentario le valió el repudio de algunos socios regionales, como Bolivia. La intención de endurecer las condiciones migratorias en un país famoso por su tradición de acogida, entre otros puntos facilitando la expulsión de extranjeros acusados de delitos, merecieron un cruce de opiniones con el gobierno de Evo Morales. El presidente boliviano decidió enviar una comisión parlamentaria para determinar los alcances de los cambios legales. A la par de la reforma migratoria el gobierno argentino prevé coordinar su política de frontera con Brasil, otro actor clave en el entramado antinarco en el Cono Sur. Bullrich también anunció la colocación de tres nuevos radares en la frontera norte, principal punto de ingreso de la droga por vía aérea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada